«Sightseers», una comedia negra británica de humor macabro, lo más destacado del día

El pasado 2011 Sitges acogió el estreno de «Kill List», la segunda y aclamada película de Ben Wheatley, que sorprendió a público y crítica. El director británico ha vuelto este año para presentar «Sightseers» -una comedia negra de humor macabro que convenció en Cannes- y hace doblete en el Festival, recuperando su ópera prima «Down Terrace». Con estos tres títulos, Wheatley se ha convertido en uno de los directores con más proyección dentro del género.
«Sightseers» es una historia de psicópatas tristas en una Inglaterra lluviosa: Cuando Tina, una joven apocada que vive con su madre, conoce a Chris, este decide llevarla de viaje en autocaravana. El viaje idílico da paso a una serie de crímenes a cargo de Chris. Pero Tina no está dispuesta a quedarse atrás.

Los seguidores de Rob Zombie están de estreno hoy con «The Lords of Salem», la más reciente incursión en el cine del polifacético director y músico. La actriz Dee Wallace, que ayer recibía el premio María Honorífica a su trayectoria con motivo de la proyección de E.T., forma parte del elenco de esta historia de demonios y música siniestra, al lado de Meg Foster, que también ha estado presente hoy en Sitges. La película ha decepcionado a los aficionados.
Siglos atrás, Salem era conocida como un centro neurálgico del mal, donde las brujas se reunían para llevar a cabo sus secretos rituales. Hoy, convertida en una ciudad más de Massachusets, poco queda de todo aquel pasado maligno en Salem…Al menos en apariencia. Heidi conduce un exitoso programa de radio centrado en el rock duro; un día, recibe un vinilo promocional de una banda llamada The Lords. Su música, extraña y siniestra, la turbará profundamente, provocándole pesadillas y alucinaciones. Rob Zombie regresa con el que, seguramente, sea su filme más oscuro; un viaje a las profundidades insondables del terror por el que desfilan muchos viejos conocidos del género.
Wallace, que interpreta a una bruja, ha explicado: «Zombie tuvo muy en cuenta para mi personaje que en la vida real me dedico a la sanación y la autoayuda”. La sección Oficial Fantàstic ha desplegado dos títulos más de alto voltaje: «Headshot», del tailandés Pen-ek Ratanaruang y «Safety Not Guaranteed», de Colin Trevorrow, dos propuestas muy diferentes de hoy en el Auditori, que han contado con la visita de los dos realizadores.

El cine catalán ha vuelto a ser protagonista en la jornada de hoy, manteniendo la tónica de esta 45ª edición del Festival. Es el turno de «Animals», la ópera prima de Marçal Forés, cinta surgida de la factoría ESCAC que se adentra en las fantasías de un adolescente. El cine Prado ha vuelto a llenar su sala con el recuerdo de un clásico moderno, «Memento», de Christopher Nolan, y la angustia vital de Guy Pierce luchando contra las pérdidas de memoria.

Esta jornada, en la que el cine de culto ha sido el leit-motiv con «The Lords of Salem», el Festival ha encontrado el marco perfecto para presentar el libro oficial de Sitges 2012, «NeoCulto», un volumen con artículos de 21 firmas invitadas, coordinado por Ángel Sala, director del Festival, y Desirée de Fez, crítica cinematográfica.