EL VIAJE EMOCIONAL, LLENO DE CONTRADICCIONES, DE DOS JÓVENES COMBATIVOS

«En la roca» es una «historia de espías y de amistad» inspirada en una anécdota histórica ubicada en la Guerra Civil española, que invita al espectador a la reflexión sobre la «gestión de nuestro pasado», en palabras de Ernesto Caballero
Así, el autor arranca en el Hotel Rock de Gibraltar, una cálida noche de verano de 1937. Guy Burges ha viajado hasta el Peñón para comunicar a su amigo Harold Adriam Kim Philby su próxima misión: asesinar al general Franco. Burges y Philby son dos jóvenes aristócratas británicos, educados en Cambrigde, en la flor y nata del Imperio. El primero es locutor de la BBC y el segundo es corresponsal del diario The Times, durante la Guerra Civil Española. Pero en realidad, ambos trabajan como espías al servicio de Moscú.
«Es una manera de llevar a escena aspectos de nuestra contienda que nunca antes se habían llevado al teatro», señala Ernesto Caballero que aclara que «ante todo, ésta es una historia de amistad entre dos jóvenes en unos momentos difíciles». «En esta obra no se exponen respuestas sino que se suscitan preguntas sobre sueños rotos y la posibilidad de rehacerlos»
Para Ignacio Garía, director de escena de teatro, ópera y zarzuela éste es un «magnífico texto teatral lleno de elementos apasionantes», que por encima del contexto espacial e histórico, es un viaje emocional de dos jóvenes combativos llenos de contradicciones.
Traducido al inglés fue objeto de una lectura dramatizada en Londres, pero ésta es la primera vez que «En la roca» se representa en un escenario. La obra estará en la Sala Pequeña del Teatro Español de Madrid hasta el 24 de enero.