La exposición con 400 piezas clave de la creatividad del cineasta italiano llega al CaixaForum de Barcelona

Federico Fellini (Rímini, 1920 – Roma, 1993) está considerado hoy en día uno de los artífices más importantes de la modernidad cinematográfica. Su filmografía construye un mundo particular, privado y personal, de imágenes visuales líricas y poéticas. Su obra altera las reglas de la narración, deconstruye el relato y reconcibe el cine, con toda libertad y al margen de las corrientes, convirtiéndose en una valiente defensa de la imaginación como categoría cognoscitiva y comprensiva válida.
Esta exposición, centrada exclusivamente en las imágenes, explora el universo felliniano. Constituye una especie de laboratorio visual que incluye más de cuatrocientas obras y en el que se propicia el diálogo entre las imágenes fijas y las imágenes animadas. Presenta a Fellini a través de sus distintas obsesiones y trata sus fuentes de inspiración como materia prima de su proceso creativo. No se trata de una muestra estrictamente cronológica, ni filmográfica: se aborda de forma más amplia el siglo del cine, que fue el suyo, pero también el siglo de la prensa, la televisión, la publicidad, los medios de comunicación en general… En una palabra: imágenes.
La exposición, que vió la luz en París el pasado diciembre y que tras su paso por el CaixaForum de Barcelona viajará al caixaForum de Madrid en verano, es el resultado de cuatro años de trabajo buscando entre 25.000 fotografías y documentos de todo tipo.
«El circo de las ilusiones» se centra en los temas que dan forma al universo en cuatro apartados: la cultura popular, el trabajo en los rodajes, las mujeres, y los recuerdos infantiles y sueños que aparecen constantemente en sus películas. Así, se verán por primera vez fotografías en color de películas rodadas en blanco y negro, como «La Dolce Vita» y «Fellini 8 1/2», muchas de ellas de la colección de Paul Ronald, que las hizo por su cuenta a pesar de que desde la producción de los rodajes le exigieron que las hiciera en blanco y negro por ser más baratas. Después de pasar muchos años acumulando polvo debajo de su cama, se se ven ahora públicamente por primera vez para desvelar a todo color cómo fue el mítico encuentro entre Anita Ekberg y Marcello Mastroianni en la Fontani di Trevi. A la vez numerosas pantallas que acompañan el recorrido de la exposición, muestran los fragmentos más inolvidables de las películas del creador italiano.
«El objetivo es entender de dónde sacó la inspiración para crear un mundo tan extravagante», comenta el comisario de la exposición, Sam Stourdzé, satisfecho de que entre la gran cantidad de fotografías, dibujos, fragmentos de películas, carteles, periódicos y revistas, haya también material inédito. Gerald Morin, uno de los asistentes de dirección de Fellini recuerda que, a pesar de la gran cantidad de recuerdos del maestro italiano que se exhiben, «él no coleccionaba nada»
«El circo de las ilusiones» ha contado con la colaboración de la Fondation Fellini Pour le Cinéma (Sion, Suiza), la Fondazione Federico Fellini (Rímini, Italia) y la Cineteca di Bologna, y tras su paso por Barcelona, donde estará hasta el 13 de junio, se podrá contemplar en el CaixaForum de Madrid.