Una mirada al despilfarro y la opulencia que se han instalado en las grandes estructuras culturales

Escrita y estrenada en el año 1993, la pieza fue adaptada con motivo de la celebración del 50 aniversario de Els Joglars, fundada en 1962 en Barcelona. El texto pone énfasis en el despilfarro y la opulencia que se han instalado en las grandes estructuras culturales, que acogen montajes en los que la esencia artística está desvanecida en favor del consumo acelerado de mediáticas producciones, según informan fuentes de la compañía.
«El Nacional» retrata a un acomodador jubilado del antiguo Teatro Nacional de Opera, un centro degradado y sin actividad debido a la crisis, que se propone resucitar y renovar el arte lírico casi desaparecido. Con el fin de impulsar este nuevo renacimiento, Don José, como así se llama, adiestra a un grupo de marginados e indigentes para representar el Rigoletto, personaje que considera el símbolo del arte escénico. Para el viejo acomodador, el teatro es un oficio de bufones, juglares y payasos que nada tiene que ver con los artistas histriónicos, intelectuales y realistas que en su opinión degeneraron la profesión hasta convertirla en un arte decadente. Algunos de los indigentes de los que se rodea, que se prestan para el proyecto a cambio de pernoctar en las ruinas del edificio, son músicos que tocan en el metro. Esto servirá para formar la orquesta que acompañará las distintas arias de la ópera según su singular versión y con la ayuda de una antigua mujer de la limpieza del teatro que logró aprenderse muchas de las arias que es*cuchaba.
«El Nacional», producida por Els Joglars con la colaboración del Ministerio de Cultura, cuenta en su reparto con la soprano Begoña Alberdi, el barítono Enrique Sánchez, Jesús Agelet (violín), Minnie Marx (viola), Ramon Fontserè, Lluís Olivé, Pilar Sáenz, Xavi Sais y Dolors Tuneu.
La obra en el Teatro Juan Bravo de Segovia, se enmarca en el ciclo Clásicos 2012