El director creativo de Pixar, John Lasseter, y el presidente de Walt Diseney y los estudios Pixar, Ed Carmull reconocen que el creador de Apple «siempre será una parte de nuestro ADN»

El mundo de la tecnología no es el único que lamenta la pérdida de Steve Jobs. El ex CEO de Apple apostó por el estudio cinematográfico Pixar, que consiguió revolucionar el mundo de las películas de animación gracias al apoyo de Steve Jobs. Los dos máximos dirigentes del estudio han publicado en Facebook una declaración en la que puede verse su pesar por la muerte de Jobs, al que reconocen como uno de los pilares del éxito de Pixar.
«Steve Jobs era un visionario extraordinario, un amigo muy querido y el hilo conductor de la familia Pixar», han escrito. Steve Jobs apostó por Pixar cuando el proyecto parecía una locura, y su apoyo ha conseguido que la compañía sea el referente en el mundo de la animación. «Vio el potencial de lo que Pixar podría ser antes que el resto de nosotros y más allá de lo que cualquiera hubiera imaginado. Steve nos dio la oportunidad y creía en el sueño loco de hacer películas animadas por ordenador», han comentado.
John Lasseter y Ed Carmull han reconocido que Jobs «es la razón por la que Pixar creció como lo hizo» y han destacado que «su fuerza, su integridad y su amor por la vida» hizo mejores personas a los que trabajaron con él.
Los dos directivos de Pixar han asegurado que Jobs «siempre será una parte del ADN de Pixar» y han querido mostrar su apoyo a la mujer del ex CEO de Apple y a sus hijos. El comunicado ha estado acompañado por una fotografía de Jobs junto Ed Carmull y John Lasseter, un documento que pasará a la historia como el principio de Pixar.
Tras su salida de Apple en 1986, Steve Jobs adquierió la empresa The Graphics Group, en adelante Pixar, una compañía de George Lucas especializada en la producción de gráficos por computador. Nueve años más tarde, en 1995, Pixar estrena la que sería una de las películas más influyentes de la década: «Toy Story», el primer largometraje generado completamente por ordenador, conseguido con su propio software de renderización, RenderMan. «Toy Story» fue el mayor éxito de taquilla de 1995 y la primera película del binomio Walt Disney-Pixar en ganar un premio Óscar. A esta película le siguieron «Bichos» (1998), «Monstruos S.A,» (2001) «Buscando a Nemo» (2003), «Cars» (2006), «Wall-E» (2008) y «Up» (2009), entre otras. El éxito en taquilla y la aceptación de la crítica a estas producciones, es algo que hoy nadie discute.