Rodada en 1938, es un mediometraje previo a «Ciudadano Kane» que el cineasta rodó con 23 años

Si bien es cierto que su primer trabajo tras las cámaras lo realizó a modo amateur cuando tenía tan solo 19 años (se trata de «The Hearts of Age», un corto de apenas ocho minutos que codirigió junto a su colega de instituto William Vance) la primera experiencia como director profesional de Orson Welles fue «Too much Johnson».
El mediometraje, que se creía perdido después de que la única copia conocida se quemara en un incendio en la casa en que Orson Welles tenía en Madrid, ahora ha sido hallada en unos almacenes en la localidad italiana de Pordenone. Rodada en 1938, «Too much Johnson» es una comedia muda de enredos y líos de faldas de 40 minutos que formaba parte de un proyecto artístico multidisciplinar concebido por Welles. Y es que la cinta estaba destinada a proyectarse en Broadway en forma de tres prólogos junto a una obra de teatro del mismo título.
De ahí que «Too Much Johnson» estuviera protagonizada por actores de la compañía Mercury Theatre como Joseph Cotton, Virginia Nicholson (esposa de Welles), Edgar Barrier, Arlene Francis o Ruth Ford. El joven director, que tenía por aquel entonces 23 años, no llegó a terminar el trabajo.
«Lo mejor que le pasó con «Too Much Johnson» fue que descubrió la edición y comenzó a explorar todas sus posibilidades. Sospecho que en ese momento, de repente perdió todo el interés en la producción y le habría encantado haber continuado su autoeducación celuloide», asegura Simon Callow, el actor británico, director y biógrafo de Welles («The Road to Xanadu», en declaraciones a The New York Times. «Era un novato total descubriendo un nuevo medio sin saber cómo iba a funcionar», sentencia. La película se desechó por completo y la obra homónima nunca llegó a estrenarse en Broadway.
Ahora la película reaparece en un enclave que parece elegido por el propio Welles. Y es que la ciudad italiana de Pordenone es la localidad que alberga Cinemazero, una organización cultural dedicada a la revisión y cuidado de los clásicos más añejos del séptimo arte, que posee su propio festival de cine en el que se estrenará «Too Much Johnson» a principios de octubre.