El montaje, estrenado en el marco de CREADOR.ES, aborda los anhelos y devenires de tres hermanos y su entorno familiar

En palabras del autor: «Esta obra tal vez hable del exilio, sin querer. O queriendo. En el 2006 mi hermano David tuvo que emigrar, junto a su mujer a Holanda. No era la emigración de nuestros abuelos, ahora era la económica. Con los años, mi hermano pequeño también se fue a probar suerte a Holanda. No sé si me estaban mandando una señal. En esa época murió nuestra abuela, la que cantaba canciones de folklóricas famosas y que era de «isquierdas», como a ella le gustaba denominarse. Sus historias del franquismo y de la guerra aún las recuerdo. Parece como si estuviera aquí cantándome… Y en medio de todo esto, mi mujer, mi madre, Andrea, y todas aquellas mujeres que alguna vez han sido algo para nosotros, los hermanos Ochoa».
El texto de «Den Haag» fue escrito en la residencia teatral Panorama Sur, en Buenos Aires, el verano del 2011, donde Gabi Ochoa vivió una de las experiencias personales y artísticas más importantes de su carrera como dramaturgo y creador. En él se vislumbran muchos de los fantasmas e inquietudes del autor, pero también del resto de mortales, a los que nos ha tocado vivir tiempos convulsos. Las dudas existenciales del individuo, en combinación con un contexto viciado, extraño, incierto.
A partir de aquí, el espectador se sumerge en el universo de la familia Ochoa: el de Gabi, guionista que dedica su vida a sus textos, sin pensar en nada más, y el racional David, emigrante y protector del clan desde la distancia. Junto a ellos, Javi, el hermano pequeño, a punto de licenciarse, pero preocupado ante un futuro incierto que parece condenarle a seguir viviendo con sus padre; Laura, enamorada de éste último, y a la que un suceso le cambiará la vida; María, la sufrida madre de los Ochoa; Marta, la mujer de Gabi, y Lola, la abuela, que murió hace tiempo, pero sigue muy presente en los recuerdos de los hermanos.