EL ÉXITO DE «LLEGA UNA MUJER AL DOCTOR» DE CARICE VAN HOUTEN, ACELERA EL PROYECTO

El cine holandés quiere definitivamente entrar en el siglo XXI y modernizarse digitalizando toda su producción. Detrás del proyecto, EYE, el Instituto del Cine Holandés y PriceWaterhouseCoopers. El llamado Proyecto de Digitalización del Cine Holandés es un «masterplan» dirigido a la exhibición y distribución de la filmografía nacional. A partir de la mitad de esta año, debería de realizarse la transición de lo analógico a la tecnología digital en el sector cinematográfico de los Países Bajos.

El ambicioso proyecto fue aprobado el pasado febrero en colaboración con el Nederlandse Fonds (organismo de subvención y apoyo), Gamila Ylstra, al frente de FINE, y la Unión de Exhibidores, así como la de Productores, conocidos bajo las siglas NVF y NVS. Aunque una producción holandesa, «Llega una mujer al doctor» con la campeona del cine nacional Carice van Houten (que convierte en un número uno todo lo que toca) se ha convertido en la película más taquillera en la Historia del Cine nacional, ha sido el exito de «Avatar» y su exhibición en 3D ha hecho acelerar el proceso. En ello está PriceWaterHouseCoopers quien se apresura a poner el «masterplan» en marcha hacia el verano prioritariamente para el sector de la exhibición.

La rápida transición beneficiría a la cultura, dicen desde EYE, y por supuesto a los ingresos en taquilla. Además de poderse expandir a otros mercados fuera del Benelux. Son conscientes, sin embargo, de que no se podrán subir a este ambicioso barco cines antiguos, salas de arte y ensayo y las que muestran cine europeo. Una segunda parte del plan, una vez puesto en marcha, será estudiar subsidios para que estas salas se pueden beneficiar de este ambicioso plan. Desde PriceWaterHouseCoopers admiten que para la costosa financiación va a ser indispensable la cooperación del Dutch Media Hub-Project, desde donde se promociona para los Países Bajos la iniciativa «Digital Gateaway to Europe».