miembro de una renombrada dinastía de actores británicos, era hermano de Vanessa Redgrave

Corin Redgrave había nacido en 1939, hijo de los actores Michael Redgrave y Rachel Kempson. Su primera aparición en un escenario fue en el Royal Court en 1961, cuando interpretó a Lisandro en «El sueño de una noche de verano» Sus personajes más conocidos en el cine furon en títulos como «Un hombre para la eternidad», «Excalibur» y «Cuatro bodas y un furneral».
Su labor teatral le valió en 1998 un premio Laurence Olivier por un papel en la obra de Tennessee Williams «Not About Nightingales» («No sobre ruiseñores»).
Redgrave era también un destacado activista político de izquierdas. En el 2004, creó un nuevo partido político, Peace and Progress (Paz y Progreso), para promocionar los derechos humanos, que según afirmó se habían visto vulnerados durante la llamada «guerra contra el terrorismo»: «Si los artistas, actores, músicos y escritores simplemente sienten que deberían ser famosos y callarse, entonces el mundo sería un lugar bastante horroroso en el que estar», dijo cuando se le preguntó si creía que participar en la política era un asunto para un actor.
En el año 2000 sufrió un infarto y ese mismo año se le diagnosticó un cáncer de próstata, y en junio del 2005 sufrió lo que los medios describieron como un ataque al corazón cuando estaba dando un discurso en un mitin. Sin embargo, el año pasado regresó a los escenarios para encarnar el papel principal de la obra «Trumbo», basada en la historia de Dalton Trumbo, uno de los guionistas perseguidos durante el macartismo en Estados Unidos.
Su muerte se produce un año después de la de Natasha Richarson, sobrina de Corin e hija de Vanessa, quien murió tras sufrir un grave accidente cuando esquiaba en Canadá. Deja viuda, Kika Markham, que ha señalado que Corin «murió con mucho sosiego rodeado por su familia. Le extrañaremos mucho».