DESTACADO INTÉRPRETE DE LA TELEVISIÓN DE SU PAÍS, TRABAJÓ EN PELÍCULAS COMO «NO HABRÁ MÁS PENAS NI OLVIDO» O «EL FARO DEL SUR»

Norberto Díaz había sido operado hace aproximadamente dos años y nunca pudo recuperarse totalmente de su dolencia que lo obligó, en los últimos tiempos, a reiteradas ausencias en la obra teatral que protagonizaba en el Teatro Cervantes de Buenos Aires. Díaz comenzó su carrera artística cuando con apenas 18 años se dedicó a estudiar con destacados maestros de teatro.
Se hizo muy popular como villano en novelas televisivas como «Celeste siempre Celeste», «Muñeca Brava», «Yago», «Collar de Esmeraldas», aunque su papel más destacado lo cumplió en la década del 80 con «Hombres de Ley». En cine trabajó en películas como «No habrá más penas ni olvido» (1983), de Héctor Olivera, «Sentimientos: Mirta de Liniers a Estambul» (1987), de Jorge Coscia y Guillermo Saura, «Después del último tren» (1989), de Miguel Mirra, o «El faro del Sur» (1998), de Eduardo Mignogna.
La actriz Norma Pons, compañera en muchoa trabajos del actor fallecido, ha destacado su calidad de persona y como compañero de trabajo: «Era un gran actor y una excelente persona». El actor también ha sido recordado por la actriz Gabriela Toscano quien ha indicado que «siempre tengo fresca la imagen de alguien sensible y un hombre fiel a sus pensamientos arriba y abajo del escenario».