Colaborador de cabecera de Pedro Almodóvar, había sido reconocido con la Medalla de Oro de la Academia de Cine

Ganador de tres Premios Goya por «Mujeres al borde de un ataque de nervios», «Nadie hablará de nosotras cuando hayamos muerto» y «Todo sobre mi madre», el prolífico montador manchego comenzó en el oficio como auxiliar y ayudante de dos maestros: Pablo del Amo y Pedro del Rey.

Salcedo «era uno de los pocos nombres propios que, en un oficio tan determinante para el cine como es el montaje, era siempre sinónimo de excelencia», ha dicho la presidenta de la Academia, Yvonne Blake.

Blake ha avanzado que lo que debía ser la ceremonia de entrega de la Medalla de Oro se convertirá «en un homenaje para él y los suyos».

José Salcedo (Ciudad Real, 1949) montó su primera película a los veintitrés años y, desde entonces, había aparecido en los títulos de crédito de más de 150 producciones, la última «Nadie muere en Ambrosía», de Héctor Valdez. También tenía pendiente de estreno «Oro», la última cinta de Agustín Díaz Yanes.

Montador por excelencia de Pedro Almodóvar, que contó con este veterano profesional en todas sus obras desde «Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón» hasta «Julieta», Salcedo ha compartido su larga carrera con Eloy de la Iglesia, Agustín Díaz Yanes, José Luis Borau, Jaime Chávarri, Pedro Olea, Gonzalo Suárez, Yolanda García Serrano, Josetxo San Mateo, Manuel Gómez Pereira, Manuel Gutiérrez Aragón, Santiago Tabernero, Juan Luis Iborra, Daniel Calparsoro y Luis Buñuel, con el que comenzó de ayudante en «Tristana».