HERMANA DE NORMA ALEANDRO, DEJA PENDIENTE DE ESTRENO «LA MUJER SIN CABEZA”, PRESENTADA EN EL PASADO FESTIVAL DE CANNES

María Vaner, que tenía 73 años, falleció en el sanatorio Mitre de la capital argentina, como consecuencia de un paro cardíaco tras padecer de una larga enfermedad. La intérprete había nacido el 23 de marzo de 1935 en España, en el seno de una familia de artistas. Hija de la actriz María Luisa Robledo y el actor Pedro Aleandro, el mundo del arte era su ámbito natural, tal como lo fue también para su hermana Norma Aleandro, con quien mantuvo una conocida enemistad si bien los motivos siempre se mantuvieron en secreto.

«El secuestrador”, de Leopoldo Torre Nilsson, fue su primera película de las 20 en las que participó, compartiendo escenas con Leonardo Favio y Lautaro Murúa. Siendo también una gran figura del teatro, María Vaner intervino en varios títulos memorables del cine argentino, al ser musa de la generación del 60. Trabajó en «Tres veces Ana», de David José Kohon; «Los jóvenes viejos», de Rodolfo Kuhn, y «Crónica de un niño solo» y «El romance del Aniceto y la Francisca…», de su marido, el actor, director y cantante Leonardo Favio, entre otras obras de la época. Su filmografía también incluye películas como «La Raulito», «Darse cuenta», «Adiós Roberto» o «Sentimientos, Mirtha de Liniers a Estambul».

Tras varios años de ausencia, regresó a la pantalla en «El juguete rabioso», en 1998, para mantenerse alejada del cine mientras se fortalecía ese nuevo «nuevo cine argentino». En el año 2006 regresó de nuevo al cine con «Cara de queso», de Ariel Winograd, tras lo cual rodó «La mujer sin cabeza» (película que en España se titulará «La mujer rubia”), de Lucrecia Martel, presentada en el pasado Festival de Cannes y aún pendiente de estreno, en la que interpretaba a tia Lala.