Era un payaso muy popular y querido que en el año 2001 había recibido el premio Max Especial de Circo

«Monti» trabajó de joven en la compañía Els Comediants, en diversos circos españoles y en el Circo Roncalli alemán. Además, en el año 2001 recibió el premio Max especial de circo en la cuarta edición de estos galardones de las artes escénicas.

«Las luces se apagaron, cayó el telón y sobre una de las butacas del Price, nos ha dejado su nariz, junto a sus descarados zapatones y ese traje de augusto generoso en tela y colores». Así se ha despedido la compañía ante la pérdida de «Monti» a quien han calificado como «autodidacta, provocador y con una brillante trayectoria».

Por su parte, el Teatro Circo Price ha lamentado que con él «se ha ido algo tan escaso como la risa, la ternura, la imaginación y la capacidad de juego» y ha destacado que «los payasos, hoy, lloran de verdad». «Salud, circo y payasos», ha concluido el comunicado recordando la célebre frase de despedida de «Monti».