Trabajó con Claude Chabrol, François Truffaut, Lous Malle o Jean Eustache

A Lafont, que cambió la danza por el cine al casarse con el actor Gérard Blain, se la recuerda especialmente por su papel en «La Fiancée du pirate», de Nelly Kaplan, por «La Maman et la Putain», de Eustache, por «Una chica tan decente como yo», de francois Truffaut, y por «L’Effrontée», de Claude Miller, trabajo por el que ganó en 1985 el premio César de la Academia francesa de Cine a la mejor actriz secundaria.
«Nos deja esa insolencia liberadora, sus impulsos de libertad tan característicos de una vida a la imagen del cine», señaló en un comunicado la ministra francesa de Cultura, Aurélie Filippetti, sobre la actriz, ordenada en 2009 oficial de la Legión de Honor de Francia.
Bernardette Lafont nació el 26 de octubre de 1938. Empezó en la danza antes de casarse con el actor Gérard Blain por el que hizo en París improvisada actuaciones similares a las de su marido. En 1957, un debutante François Truffaut la eligió para un papel en su cortometraje «Les Mistons». Un año después, Claude Chabrol contaba con ella para interpretar a una irresistible chica de pueblo en «El bello Sergio». Sin formación y guiándose únicamente por su instinto, la picante Bernadette Lafont participaba en las películas más características de la Nouvelle Vague. Lo hacía sobre todo bajo la dirección de Chabrol, en los filmes «Una vida doble», «Les bonnes femmes» y «Les Godelureux».
Tras un parón en el que se caso por segunda vez y tuvo tres hijos, su carrera se relanzó en los años sesenta gracias a los realizadores más clásicos: Edouard Molinaro, Costa-Gavras y Lous Malle. Pero fue sobre todo Nelly Kaplan quien la catapultó al estrellato con la película «La fiancée du pirate» en 1969. Tras esto, Truffaut la ofreció un papel en «Una chica tan decente como yo». Aunque la actriz no quiso dejarse llevar por la fama y siguió actuando, también, para directores debutantes como Moshé Mizrahi («Les Stances à Sophie»), Jean Eustache («La Maman et la Putain»), Laszlo Szabo («Les Gants blancs du diable») o Pascal Bonitzer («Rien sur Robert»).

»

En los ochenta, aparece en varias películas de Jean- Pierre Mocky («Le Pactole», «Les Saisons du plaisir»). Fue «L´effrontée» de Claude Miller la película que le valió un César a la mejor actriz secundaria. Con 74 años, encarnó a una delincuente en «Paulette». La película se estrenó a principios de este año y consiguió un millón de espectadores.
Bernadette Lafont también actuaba en teatro y en televisión. En 1988, su hija Pauline, también actriz, murió en un fatal accidente con sólo 25 años.