Fue una estrella de la pequeña pantalla

Ray Barrett alcanzó la fama como actor en la pequeña pantalla en populares series de televisión producidas por la BBC en los años 60, como «Doctor Who», «Emergency-Ward 10» o «The Troubleshouters». Entre sus trabajos para el cine destacan «Mi nuevo campeón», «Donde sueñan las hormigas verdes», «Juramento de sangre», «The Chant of Jimmie Blacksmith», «Visitors», «Huida desesperada» y «Australia». Además el actor puso voz a las marionetas de la serie «Thunderbirds».
El actor residía en el estado de Queensland, del que era natural y que había elegido para residir con su familia desde hacía unos años, pero también era un enamorado de la isla española de Formentera, donde tenía una casa en Cala en Baster. Ray Baster compartió amistad, conversaciones y fiestas con Fred Zinnemann, Deborah Kerr, Robert Mitchum o Matt Dillon, entre una larga lista de famosos de Hollywood.