Segundo largometraje como directora de la actriz francesa, narra las relaciones de pareja entre una violonchelista y un arquitecto

El guión de «Cadences obstinés» gira en torno a la pareja Margo (Asia Argento) y Furio (Nuno Lopes): ella, violonchelista prodigiosa que dejó su trabajo para dedicarse a su marido; él, un arquitecto que intenta restaurar un hotel en condiciones imposibles. Las tensiones y los obstáculos se acumulan mientras que la fecha de inauguración del hotel se acerca. Poco a poco, la relegada violonchelista volverá a la música.
El portugués Paulo Branco, que ya había producido la primera película de Fanny Ardant como directora, «Cendres et sang» (2009), vuelve a financiar el nuevo proyecto de la actriz, una coproducción entre Portugal y Francia cuyo rodaje se prolongará duante seis semanas.