el bailarín Antonio Canales, Sebastián Haro, Chema Álvarez y María Espejo orotagonizan el filme

La película narra la historia de José, un sencillo carnicero de pueblo que sufre las humillaciones de su despótico jefe y el desprecio de su mujer y su hija. La vida de José dará un cambio radical a causa de una maldición.
«Maldita venganza» se ha rodado durante algo más de 7 semanas en diferentes localizaciones de las provincias de Sevilla y Huelva. Según su director, David Chamizo, la película «tiene un estilo propio que navega por diversos géneros y ritmos de montaje, teniendo siempre al espectador en vilo sin saber qué es lo próximo que va a suceder».
El director ha confesado que en ciertos momentos el rodaje no ha sido fácil: «Todas las noches cuando llegaba a casa después de un largo y complejo día de rodaje me sentía exhausto por los problemas que habían surgido. Sin embargo cuando me ponía a visionar el material todo cobraba sentido y me cargaba de energía para afrontar la siguiente jornada con la misma ilusión». En cuanto a sus actores, David Chamizo ha resaltado la dificultad de grabar con profesionales de distintos ámbitos pero «finalmente, la experiencia ha sido excepcional y hemos conseguido un material realmente mágico».
Antonio Canales, que hizo un hueco en su gira por Latinoamérica para poder rodar, reconoce que una de sus pasiones es el cine de autor y que no dispone de tiempo para «hacer cine banal». Por su parte, el actor protagonista del film, Chema Álvarez, asegura que «rodar esta película ha supuesto para mí un reto fascinante cuyo resultado ha merecido la pena». Su compañera de rodaje María Espejo, asegura que «trabajar con David ha sido una experiencia maravillosa, ya que a pesar de los contratiempos nunca perdía la sonrisa». De «Maldita Venganza», la joven actriz apunta que «es el comienzo de algo grande y que dará mucho que hablar». Y añade: «Nadie está preparado para un peliculón de tal envergadura como este, pero todos deseábamos que alguien lo hiciera y esto es gracias a Bobina Verde. Cuando trabajas con un equipo como este, quieres todavía más tu profesión».
El productor ejecutivo de la película, Antonio Moyano, ha alabado el cine independiente ya que «te da la posibilidad de hacer las cosas auténticamente a tu manera». Cree que el cine debe adaptarse a un público «al que a veces se ha dejado de tener en cuenta» y asegura que «Maldita vengaza» busca ser rentable en sí mismo «sin pensar tanto en ayudas y subvenciones, que es a lo que debería aspirar el cine español».
Una de las novedades comerciales y técnicas más destacada de la película es el uso de nuevos formatos. Ha sido filmada en 4K RAW y masterizada, entre otros formatos en UHD (ultra alta definición), porque para David Chamizo, «con esta película pretendemos ser pioneros en un género experimental nunca antes filmado en Andalucía». Además, esta tecnología permite modificar multitud de parámetros «como si aún estuviéramos rodando», apunta Chamizo. El hecho de que el director sea también el montador y el guionista, le otorga un control total sobre la producción. «Hay planos que están diseñados desde el punto de vista de un montador desde la fase de guión y en el rodaje, algunos planos se han modificado tanto a nivel actoral como a nivel técnico pensado siempre en el resultado del montaje».
La película se encuentra en este instante en fase de posproducción. En cuanto finalice su montaje dentro de unos meses, rodará por diversos festivales de cine de todo el mundo. El filme aspira a conquistar, no solo el mercado nacional, sino también el internacional.