MARTA BELAUSTEGUI PROTAGONIZA UN DRAMA SOBRE UNA MUJER QUE SE ENFRENTA A SU PASADO

La trama se centra en Julia, que acude a un hotel del centro de Madrid con una pequeña maleta como único equipaje y elige para alojarse la misma habitación en la que hace más de veinte años vivió una una experiencia vital que no ha podido olvidar. Una canción de Leo Ferré llega a sus oidos desde la habitación de al lado. La risa y la felicidad traspasan las finas paredes haciendo que un tiempo feliz renazca en su cabeza. Llaman a la puerta y abre tranquila a sus esperados invitados con una sonrisa sabiendo que está preparada para llevar a cabo su meditada decisión. La lluvia golpea los cristales en una desapacible noche y Julia comienza el apasionado relato de su vida; un amor a escondidas, una huida precipitada, un viaje a un lugar desconocido en busca de respuestas, un descenso a los infiernos. Como si de un thriller emocional se tratara aparece una vida alimentada por recuerdos. Toda una vida contada en sus últimos quince minutos. De esta manera, cuando llaman a la puerta, la mujer abre con una sonrisa, sintiéndose tranquila sabiendo que está preparada para su meditada decisión.
«La película es la historia de una mujer que se enfrenta a su propia realidad de una manera digna y coherente; pero a la vez es una historia de amor imposible que se cuenta como un thriller”, desvela López Amado, asegurando que el origen del filme surgió de una conversación sobre «La voz humana», el monólogo que escribió Jean Cocteau para Edith Piaf en 1930. «Los acontecimientos que poco a poco vamos conociendo nos obligan a mirar atrás, a revisar lo que acabamos de escuchar. Julia ama la vida, por eso ha tomado una decisión que la reconcilia consigo misma y con sus recuerdos”, concluye el director.