Los deseos, vicios y perversiones más recónditas de la condición humana en el Carme Teatre de Valencia

Los deseos, vicios y perversiones más recónditas de la condición humana toman vida en «Peccata Minuta». Una coproducción de las jóvenes compañías valencianas Francachela y Teatro Íntimo, que transformará el Carme Teatre de Valencia, del 16 al 26 de febrero, en la casa escénica del pecado.
Subvencionado por Teatres de la Generalitat y respaldado por Produccions la Tía Lola, el espectáculo invita al público a caer en la tentación de lo prohibido a través de un viaje sensorial y físico que transcurre por las distintas estancias del antiguo edificio del Carme Teatre. Espacios que la compañía ha convertido en habitaciones del pecado y en las que los espectadores, en grupos de diez personas, podrán sumergirse en un laberinto de experiencias y sensaciones.
Una travesía teatral al corazón del pecado, a los rincones ocultos del alma, a la doble visión de los espejos, en la que nos enfrentaremos cara a cara con la vanidad, el vicio, la gula, la pereza o la lujuria, a través de personajes que transitan entre la realidad y el deseo. «Partimos de una línea de trabajo en la que se potencia la imaginación y los ecos del subconsciente de los creadores, en la búsqueda de imágenes oníricas que sugieran más que representen”, explica la compañía.
En «Peccata Minuta», Francachela-Teatro Íntimo se ha propuesto dinamitar la cuarta pared y explorar los límites de cercanía entre espectador y performer proponiendo un espacio escénico atípico que se convierte en un ritual teatral pagano. Un trabajo, no apto para menores de 12 años, en el que la improvisación y la participación del público son claves para el desarrollo del espectáculo. Un montaje de corte intimista que experimenta con los sentidos y las percepciones y que busca, como señalan sus creadores, «acercar todo un nuevo universo sensorial al espectador viajero, con un espacio abierto a la reflexión en el que, lejos de criminalizar el pecado, invitamos al placer de dejarse llevar por los sentidos”.
Los sonidos, los olores, el gusto y el tacto son los estímulos que sirven de guía para esta aventura que indaga en las debilidades humanas. Un viaje experimental que bebe de los grandes clásicos de la literatura universal como La Divina Comedia o los textos del Marqués de Sade, y que se inspira en las imágenes del Bosco, los frescos pompeyanos de baños y prostíbulos o los claroscuros de Caravaggio para recrear un universo de vicios y perversiones.
«Peccata Minuta» se estrenó en el Mim de Sueca 2011 y consiguió el cien por cien de ocupación en sala en cada una de sus representaciones, realizadas en el Ateneo del Socorro. Francachela y Teatro Íntimo apuestan por montajes y planteamientos atrevidos, en espacios singulares, que exploran las condiciones escénico-artísticas para conectar de manera sincera con el público.