JOSH BROLIN DA VIDA AL ACTUAL INQUILINO DE LA CASA BLANCA EN «W”, TERCERA APROXIMACIÓN DEL DIRECTOR A UN PRESIDENTE ESTADOUNIDENSE

Oliver Stone admite que Brolin «es mucho más apuesto que
Bush”, pero cree que comparte el carácter dicharachero de un presidente al que
medio país votó por su estilo campechano. En eso Bush también sale ganando con
el actor que le dará vida, porque si bien ambos tienen sentido del humor,
cuesta encontrar en el presidente saliente el carisma de Broslin.

El director de «Platoon» y «Nacido el 4 de Julio» ha
criticado abiertamente al actual mandatario por crear el Vietnam del siglo XXI,
pero quienes esperen una cinta demoledora que sirva de plataforma antibélica se
equivocan. Stone parece sentir una cierta fascinación por ese niño rico de
Texas que tiró media vida por la borda y acabó hundiendo medio mundo en su otra
mitad. «¿Cómo pasó de ser un alcohólico al hombre más poderoso del mundo?”, se
preguntaba el director en entrevista con la revista «Variety”. Y esa es la
pregunta que intentará contestar.

«Tendrá un acercamiento tras las bambalinas similar al de
«Nixon”, para dar la sensación de lo que es meterse en su piel”, adelantó.
«Pero si «Nixon” fue una sinfonía, esto será más como una pieza de cámara, y no
tendrá un tono oscuro. La gente ha convertido mis ideas políticas en cliché,
pero eso es una superficialidad. Yo soy un dramaturgo al que le interesa la
gente, y siento empatía por Bush como ser humano como lo hiciera por Castro,
Nixon, Jim Morrison, Jim Garrison y Alejandro el Grande”.CRISIS DE IDENTIDAD

Junto a Josh Brolin, James Cromwell y Ellen Burstyn, darán
vida a los padres del actual inquilino de la Casa Blanca, George H. W. y
Barbara, mientras que Elizabeth Banks, que encarnará a su esposa, Laura Bush.
Cromwell interpretó en «La Reina» (2006) a otra figura política de
gran relevancia: el príncipe Felipe de Edimburgo.

La película, que según fuentes de la productora, será una
aproximación transversal a la vida de George W. Bush, sacará a la luz todos los
rumores más sórdidos sobre su vida, como los hilos que movió su padre para
meterle en Harvard, sus ataques de ira, los enfrentamientos entre padre e hijo
y, sobre todo, sus borracheras. Brolin tendrá que beber mucho alcohol antes de
reencontrarse con Dios en esa epifanía bíblica que permitió a Bush convertirse
en el nuevo apóstol de los evangelistas que le auparon hasta la Casa Blanca.

«Es una película sobre un tipo que vive con una crisis de
identidad toda su vida y se encuentra a sí mismo cuando lleva a su país a la
guerra”, lo ha definido Jeffrey Wells, un crítico con acceso privilegiado al
guión. La cinta de Oliver Stone, basada en un guión de Stanley Weiser, que ya
colaboró con el director en «Wall Street» (1987) comienza a rodarse
estos días en Shreveport (Luisiana, EE.UU.). Los productores esperan que, si
todo transcurre como está previsto, la película pueda llegar a las salas de
cine en noviembre, mes en el que se celebrarán las elecciones presidenciales en
Estados Unidos.

Como muy tarde, el estreno se podría retrasar hasta el mes
de enero, fecha en la que Bush abandonará la presidencia. «Será una aproximación a lo que se cuece detrás de la persona (George W. Bush), para que
uno se pueda hacer idea qué se siente al estar en su piel», explicó Stone
sobre el tono de la cinta.