SU PELÍCULA TRASPASÓ LOS CIRCUITOS DE CINE PORTO PARA CONVERTIRSE EN UN FENÓMENNO SOCIOLÓGICO

«Garganta profunda», que rodó Damiano en seis días con un presupuesto de 25.000 dólares, se convirtió desde el momento de su estreno en un fenómeno cultural y en una de la cintas más rentables de la historia del cine.
Su estrenó coincidió con los movimientos estadounidenses de liberación sexual de la década de 1960, que vieron en sus escenas de sexo explícito un ataque a la moral hipócrita y al puritanismo. El título de la película sirvió además de referente del caso Watergate, el escándalo de escuchas a la oposición que acabó en 1974 con la presidencia de Richard Nixon.
«Siempre pensamos en él como en un artista y director de cine y, aun cuando no nos estaba permitido ver sus películas, estábamos orgullos de él», ha dicho Gerard Damiano Jr, hijo del cineasta.
Nacido en Nueva York en 1928, Damiano trabajó como peluquero, pasó un tiempo en la Marina de Estados Unidos y dirigió posteriormente varias películas pornográficas.
El filme, protagonizado por Linda Lovelace (1949-2002), sufrió numerosas censuras y llegó a ser perseguido y prohibida su proyección en varios estados de Estados Unidos. Sin embargo fue proyectado después en el Festival de Cannes, en una sección paralela, consagrándolo mundialmente.
Damiano Jr. reconoció que, pese a que «Garganta profunda» llamó la atención y la gente hacía colas en las taquillas, no era el favorito de su padre. «En términos de cine, mi padre nunca consideró que fuese una gran película», señala Damiano Jr.