LA PELÍCULA EN LA QUE NICOLE KIDMAN SE CONVIERTE EN LA PRINCESA MONEGASCA HA LEVANTADO EL TELÓN DEL CERTAMEN DE LA COSTA AZUL

El noveno largometraje de Olivier Dahan rinde homenaje a Grace, la mujer, la princesa, la actriz. El hecho de presentar únicamente el año 1962 confiere a la vida de la actriz mayor intensidad. Una difícil elección se presenta delante de esta mujer con un destino único. Alfred Hitchcock, su director fetiche, intenta traerla nuevamente a Hollywood para interpretar Marnie. Una oferta que se presenta en un clima de tensión política entre Mónaco y Francia: el principado está amenazado de anexión. Entonces, Grace debe enfrentar dos opciones: seguir siendo Grace Kelly, actriz de Hollywood, o encarnar a Gracia de Mónaco, la princesa ideal…
Tras la proyección, el equipo, en entre los que se encuentra la española Paz Vega como Maria Callas, se ha enfrentado a una tumultuosa confrencia de prensa. Han estado presentes en la cita el director Olivier Dahan, Nicole Kidman, Tim Roth, Jeanne Balibar y Paz Vega; así como el director de fotografía Eric Gautier, y los productores Pierre-Ange le Pogam y Uday Chopra.
Nicole Kidman ha sido la primera en tomar la palabra, y expresando las exigencias que implica interpretar a Grace Kelly: «Fue un gran desafío, ya que se trata de un personaje sumamente memorable». Por su parte, Tim Roth ha señalado que no conocía mucho el personaje del príncipe Rainiero al que da vida antes de participar en la película: «Sentía una gran curiosidad, no sabía gran cosa sobre él, lo que no estuvo mal pues me permitió tener una mayor libertad».
Olivier Dahan ha hablado acerca del punto de vista de la película: «Al limitarme al año 1962, quise realizar un retrato completo: la actriz, la mujer, la intimidad de sus decisiones. Una mujer casada, con hijos, que debe enfrentar verdaderos conflictos internos». El director destacó además su ambición inicial: «Mi intención era hacer una película sobre cine, puesto que se trata de una actriz. No se trata de una película biográfica, aunque todo es verdad. Yo leo mucho e investigo. Las decisiones íntimas de Grace Kelly son reales y han sido contadas, pero soy concienzudo, me inspiro en lo que leo». El director ha concluido con la siguiente declaración: «Mi intención era trabajar con la intuición, no quería basarme únicamente en los hechos, quería lograr algo mucho más profundo».