Ramón Luque dirige un drama de vidas entrecruzadas de personas normales y cotidianas en un momento determinado de sus vidas

Con un reparto encabezado por Guillermo Toledo y Sandra Collantes, incluye también a Rafael Reaño, Claudia Coelho, Ramón García del Pomar y Ana Fernández. La trama sigue a Ernesto, un profesor cuarentón y algo escéptico, que vuelve a dar clase después de una mala racha. En su escuela conocerá a Amanda una compañera muy luchadora, y juntos se enfrentarán a las particularidades de unos alumnos muy diferentes entre sí. Además se las tendrá que ver con todo tipo de problemas relacionados con Mariela, su asistenta y también con Juan, su mejor amigo, enamorado de una prostituta. También deberá enfrentarse a una «peculiar” invasión en la escalera de su propio domicilio, donde por las noches suele instalarse un misterioso vagabundo. Y de fondo, la sombra de un triste asesinato cometido meses atrás.

Según Ramón Luque, «la película es un homenaje al barrio de Lavapiés y a las cosas grandes y pequeñas de la inmigración, que también trabaja por este país”. Guillermo Toledo recuerda su relación con el barrio a lo largo de los años: «He estado implicado con el barrio a través de la gente que está organizada políticamente, asociaciones como Ferrocarril Clandestino, que lucha por los derechos de los inmigrantes sin papeles, entre otras”, asegura. Su personaje es el del profesor protagonista.