«LA VIDA ANTES DE MARZO» SUPONE EL DEBUT COMO ESCRITOR DEL CINEASTA

En la obra ganadora, «La vida antes de marzo», Gutiérrez Artagón narra las andanzas de dos extraños que se encuentran en un tren. «Uno de ellos, protagonista de la trama principal, es muy joven y sin quererlo se ha visto metido en una historia yihadista”, según el autor. «Es una novela que nace con voluntad realista”, afirma Gutiérrez Aragón, «aunque es posible que no me lo admitan, porque decía lo mismo de mi cine y no me creían”. «Detesto la etiqueta de realismo mágico que me persigue”, añade. El hasta ahora director y guionista cinematográfico, que hace meses anunció que dejaba el cine, señala que ha escrito el libro con el objetivo de que «no pudiera ser llevada al cine. Es como una rabieta”, afirma. De contenido político, la primera novela de Gutiérrez Aragón aborda el problema del yihadismo islamista. «El marco de la novela es el 11-M”, apunta el editor Jorge Herralde. Así, Ángel, uno de los viajeros, se ve mezclado con un grupo extremista. «Han pasado veinte años, pero parece como si su compinche, el Tunecino, estuviera todavía al acecho y amenazara con reclamarle el pago de antiguos favores”, señala Aragón sobre un libro, que estará en las librerías dentro de 15 días.
«Puede resultar una sorpresa que un cineasta se pase a la literatura, pero la mayor sorpresa para mí fue ser cineasta cuando yo en mi adolescencia iba para escritor”, dice el autor cántabro. Gutiérrez Aragón cree que «no se debe tener dos profesiones, por lo que ahora quiero ser escritor; mi retirada del cine no sé si es para siempre, pero de momento lo he dejado”. «Literatura y cine se parecen, si bien hay que elegir entre uno”, afirma. Del cine, añade, «sólo echo de menos la promiscuidad de estar con gente; la literatura, en cambio, es un placer solitario”.
Manuel Gutiérrez Aragón (Torrelavega, Cantabria, 1942) ingresó en 1962 en la Escuela de Cine de Madrid, a la vez que estudiaba Filosofía y Letras. Su primer largometraje fue «Habla, mudita» (1973), producido por Elías Querejeta y Premio de la Crítica en el Festival de Berlín. Entre sus películas más conocidas figuran «Camada negra» (1977), «Maravillas» (1980), «Demonios en el jardín» (1982) y «La mitad del cielo» (1986). En 1992 estrenó la serie televisiva «El Quijote», con gran éxito de audiencia, que recibió el Gran Premio del Festival de Televisión de Cannes. También ha dirigido ópera y obras de teatro.