TRABAJÓ EN LA ESCENA CON LAS COMPAÑÍAS DE CONCHITA MONTES, BERTA RIAZA O

VICENTE PARRA, Y EN EL CINE CON LUIS BUÑUEL EN «TRISTANA»

Fernando Cebrián había nacido en Bilbao el 15 de mayo de 1929. a los 9 años, en plena guerra civil, emigra a Francia con su madre, regresando a España en 1944 para instalarse en Barcelona; estudia Bellas Artes, declamación y escenografía y en 1947 debuta en los escenarios, primero en grupos de teatro amateurs y de teatro de cámara, para integrarse después en los cuadros de actores de diversas emisoras de radio. Tras hacer el meritoriaje en la compañía de José Tamayo, debuta profesionalmente en las tablas en 1954, y un año después lo hace en el cine con «La legión del silencio».
Cebrián, actor de físico elegante, de dicción segura, simultanéa proto sus trabajos en teatro, radio y cine y cuando se inauguran en 1957 las emisiones regulares de televisión en España, su rostro se hace muy popular en telenovelas y representaciones teatrales, por la pequeña pantalla.
Su trabajo en los escenarios le llevó a las compañías de Nuria Espert, Berta Riaza, Conchita Montes, Susana Campos o Vicente Parra. Fue el actor elegido por Buero Vallejo para estrenar sus «Jueces en la noche». En cine trabajó en títulos como «Cerca de las estrellas», de César Fernández Ardavín (1961), «Rueda de sospechosos», de Ramón Fernández (1963), «El señor de La Salle», de Luis César Amadori (1964), «Cyrano y D’Artagnan», de Abel Gance (1964), «La dama del alba», de Francisco Rovira Beleta (1965), «Tristana», de Luis Buñuel (1969), «El techo de cristal», de Eloy de la Iglesia (1970), «Fuenteovejuna», de Juan Guerrero Zamora (1970), «El último guateque», de Juan José Porto (1977), «Extramuros», de Miguel Picazo (1985) o «La iguana», de Monte Hellman (1988).