Estuvo nominado a un Oscar en 1993 por «En el nombre del padre»

Postlethwaite será recordado siempre como Giuseppe Comlon, su personaje de «En el nombre del padre», un ciudadano irlandés que murió en una prisión británica en 1979, víctima inocente de la guerra sucia entre el IRA y las fuerzas de seguridad del Reino Unido. Sus más recientes trabajos han sido «Origen», de Christopher Nolan, «Furia de titanes», de Louis Leterrier y «The Town. Ciudad de ladrones», de Ben Affleck. Postlethwaite estaba casado y tenía dos hijos.
El actor participó en películas muy populares de los 90 como «Romeo y Julieta de william Shakespeare», al lado de Leonardo DiCaprio (1996), «Sospechosos habituales» (1995) o «El último mohicano» (1992). También participó en «El mundo perdido: Parque Jurásico 2». y en «Amistad», de Steven Spielberg, que dijo que era «el mejor actor del mundo».
Otras películas suyas son «Hamlet» de Franco Zefirelli, en el que fue el actor de un grupo de cómicos ambulantes que interpreta al rey asesinado por orden del príncipe de Dinamarca; «Función Privada» (1983), una destornillante sátira protagonizada por el ex Monty Python Michael Palin;. y sobre todo, «Voces distantes» y «El largo día acaba», ambas de Terence Davies, dos películas en las que el realizador británico realizaba un ajuste de cuentas con su cruel padre, interpretado por Postlethwaite.
Nacido en 1945 en Warrington, condado de Cheshire (en el Noroeste de Inglaterra), Postlehwaite -que de joven pensó en ser sacerdote- se formó como maestro antes de cursar estudios de interpretación en la escuela de teatro Old Vic de Bristol. Inició su carrera de actor en el Everyman Theatre de Liverpool, donde tuvo entre sus compañeros a actores tan respetados como Bill Nighy, Jonathan Pryce y Julie Walters, actriz con la que mantuvo una relación en la década de los 70.
Postlethwaite, condecorado con una Orden del Imperio Británico en el 2004, era también un miembro veterano de la prestigiosa Real Compañía de Shakespeare. En su carrera cinematográfica destacó por su impecable y sutil interpretación de personajes corrientes, a los que dotaba de una gran humanidad.
Fue además activista político. Se manifestó contra la Guerra de Irak, apoyó la campaña británica Make Poverty History (haz que la pobreza sea historia) y en 2009 participó en la cinta sobre el calentamiento global «The Age of Stupid».