El actor, que tenía 95 años, estuvo casado con la célebre fotógrafa Diane Arbus y trabajó el filmes como «Coffy» o «La maldición de Damien»

Allan Arbus debutó como actor tras tomar clases de Mira Rostova, y llegó a intervenir en una veintena de films y en medio centenar de series de televisión. Entre sus papeles más destacados, figuran el camello de un título clásico de la blaxploitation, «Coffy», dirigido por Jack Hill en 1973, su encarnación del mítico director Gregory LaCava en «W.C. Fields and Me», dirigido por Arthur Hiller en 1976, o la de Pasarian en «La naldición de Damien», que dirigió Don Taylor en 1978.
Antes de dedicarse a la actuación, Allan Arbus trabajó como fotógrafo y le prestó su apellido a la celebérrima Diane Arbus (de soltera Diane Nemerov) , una de las grandes de la fotografía cuya vida fue retratada en el biopic «Retrato de una obsesión», dirigida en 2006 por Steve Shainberg, donde Nicole Kidman encarnaba a la fotógrafa y Ty Burrell al que fuera su marido entre 1941 y 1969. Después del divorcio siguieron siendo buenos amigos, hasta el suicidio de ella, en 1971.