Premio Goya por «Siete mesas de billar francés», la actriz, de 77 años ha sido víctima de un cáncer fulminante

Amparo Baró nació en Barcelona en 1937 y estudió en la Facultad de Filosofía y Letras de su ciudad natal. Durante su época de estudiante ingresó en el Teatro Español Universitario (TEU), donde descubrió su verdadera vocación, por lo que abandonó los estudios para dedicarse profesionalmente a la interpretación.

Tras esa decisión, Baró debutó en 1957 en la Compañía Windsor con la obra «Las preciosas ridículas de Moliere», dirigida por Adolfo Marsillach. Estuvo también a las órdenes de Marsillach en «Bososse», «Ondina», «César y Cleopatra» o «Alejandro Magno», todas ellas representadas en el madrileño Teatro Lara. Poco después llegaría «La calumnia», en el Teatro Beatriz, papel por el que Amparo Baró obtuvo un gran reconocimiento.

Su pasión por la escena la llevó a formar, en 1965, su propia compañía teatral, de la que formaron parte intérpretes de la talla de Luis Prendes, Elvira Quintillá o Manuel Galiana. Entre las obras que llevaron a escena destacan «Salsa picante», «Los buenos días perdidos», «Ángela María», o «Antígona». Tras la disolución de la compañía, Baró interpretó grandes papeles, siendo el más importante el de Nora en «Casa de muñecas», de Ibsen, además de protagonizar «Materia reservada» (1987), en el Teatro Marquina, y «El Cuerpo», del dramaturgo Lauro Olmo. En 1979 recibió el premio Miguel Mihura de Teatro por su interpretación en «Isabelita la Miracielos», de Ricardo López.

En el cine, Amparo Baró participó en más de 30 títulos («El Bosque Animado», «La banda del pecas», «Tierra de todos», «Adiós Mimi Pompón», «Tres de la Cruz Roja», «Tengo diecisiete años» o «El Nido», bajo la dirección de cineaastas como José Luis Cuerda, José Sacristán o Jaime Chávarri. En 2007 recibió el Goya a la Mejor Actriz de Reparto por su papel en la película «Siete mesas de billar francés», dirigida por Gracia Querejeta y donde compartía protagonismo con Maribel Verdú.

Sus inicios en el mundo televisivo vinieron de la mano de Adolfo Marsillach y Jaime de Armiñán, interviniendo en series como «Galería de maridos» o «Las doce caras de Eva». Sin embargo, el papel por el que alcanzó mayor popularidad (y por el que recibió hasta ocho premios distintos, incluidos los Premios Unión de Actores a Mejor Actriz Protagonista en Televisión) fue el de Sole en la serie «Siete vidas» (1999-2006), donde compartía protagonismo con Javier Cámara y Blanca Portillo.

Sus últimas apariciones televisivas fueron en las series «El internado» y «Los Quién». La obra «Agosto», junto a Carmen Machi, supuso su última interpretación teatral, dirigida por Gerardo Vera en el Centro Dramático Nacional, por la que logró numerosos reconocimientos.