CON SU VOZ Y SU ATRACTIVO FÍSICO SEDUJO AL PÚBLICO Y A LOS DIRECTORES

Kitt, que se llamaba a sí misma «gatita» (kitten, en inglés), supo aprovechar su sensualidad para encandilar al público desde los escenarios. El director de cine Orson Welles dijo de ella que era «la mujer viva más excitante».
Se hizo famosa por surgir desde el ámbito rural (nació en una plantación de Carolina del Sur) y triunfó en cabarés todo el mundo, un género que le «encantaba», según su representante Andrew Freedman.
«Estuvo cantando hasta hace dos meses» pese a que le detectaron el cáncer de colon hace dos años, ha añadido su amigo. Entre sus éxitos destacan las canciones «C’est si bon», «Let’s do it» o «Just an Old Fashioned Girl».
Su trabajo como cantante fue reconocido con un Grammy y como actriz de TV ganó dos Emmys. Se hizo famosa por interpretar a Catwoman en la serie de los años 60 sobre el héroe de cómic Batman. Además, logró dos nominaciones a los premios Tony de teatro.
A finales de esa década fue puesta en la «lista negra» en Estados Unidos por criticar la guerra de Vietnam durante una función en la Casa Blanca, según la BBC.