FUE EL DESCUBRIDOR DE ISABELLE ADJANI Y SOPHIE MARCEAU

Nacido en 1925, hijo de un mayordomo, Claude Pinoteau se inició en el cine como ayudante de dirección de algunos de los mejores maestros posibles: Jean Cocteau («Orfeo»), Jean-Pierre Melville («Los niños terribles»), Henri Verneuil («La hora 25»), Max Ophüls («Lola Montes»), René Clair («Todo el oro del mundo», «Un singe en hiver»), René Clément («El día y la hora») o Claude Lelouch («El canalla»).
Tras su primer trabajo, «Le silencieux» (1973), Pinoteau forjó una trayectoria dominada por la variedad de géneros, de la comedia al thriller, pasando por el drama y las películas románticas. El último largometraje de Claude Pinoteau fue «Los méritos de Madame Curie» (1997), una irónica mirada a los descubrimientos de Marie y Pierre Curie, papeles que recayeron en Isabel Huppert y Charles Berling, con Philippe Noiret como contrapunto, pero su último trabajo tras la cámara fue un documental televisivo sobre el abad Pierre, fundador de la Asociación Emmaus, fechado en 2005, «Un abbé nommé Pierre, une vie pour les autresun».