FUE FUNDADOR EN 1956, DE LA MÍTICA REVISTA DE CINE FILM IDEAL

Félix Martialay había nacido en 1925 en Burgos. Durante muchos años se pudieron leer sus críticas en el desaparecido diario El Alcázar, del que fue su último director en los años 80. Historiador, crítico, periodista y coronel del ejército, Martialay estudio en Soria y periodismo y filosfía y letras en Madrid. Fue miembro del Consejo Superior de Cinematografía, del Comité de Selección del Festival Internacional de Cine de San Sebastián, profesor de la cátedra de Historia y Estética Cinematográfica en Valladolid, Director de los Cineclubs del Colegio Calasancio y del Cologio de los Sagrados Corazones de Madrid, jurado en diferentes festivales de cine, crítico en múltiples publicaciones, destacando sus columnas en el diario El Alcázar y en Radio Nacional de España, y director, a finales de los años 60, de diferentes programas informativos sobre espectáculos y deportes en Televisión Española.
Con una visión totalmente periodística participó activamente en cuantas manifestaciones cinematográficas se desarrollaron en los 60 y primeros años 70. Además de Film Ideal, fundo también otras publicaciones como Temas de Cine y Esquemas de películas. En sus páginas firmaron el 95 por ciento de cuantos nombres valía la pena recordar en el panorama cultural y cinematográfico de aquellos años.
Martialay fue presidente del Círculo de escritores Cinematográficos en tres ocasiones, obteniendo en 1966 la Medalla del CEC a la Mejor Labor Literaria sobre cine por su trabajo en Film Ideal, en 1967 a la Mejor Labor Periodística por los trabajos publicados en el Diario La Noche de Santiago de Compostela y en 1973 el Premio del CEC a la Mejor Labor Crítica. Fue también director y guionista de los documentales «La Legión de hoy» (1970) e «Historia de la Copa del Generalísimo» (1971).
Igualmente destacable fue la labor de Félix Martialay como historiador de fútbol, habiendo recibido también la Medalla de Oro de la Federación Española de Fútbol. En Televisión Española fue director de los programas «Flash» y «El mundo del deporte» trabajos por el que fue galardonado con las placas de las Federaciones de tiro con arco, béisbol, balonmano y hockey sobre patines. Le sucede una hija, Julieta Martialay, dedicada igualmente al periodismo cinematográfico.