TRABAJÓ EN «EL BUENO, EL FEO Y EL MALO», «LOS SIETE MAGNÍFICOS» Y «EL PADRINO III» Y EN 2010 RECIBIÓ UN OSCAR HONORÍFICO

«El bueno, el feo y el malo», dirigida por Sergio Leone en 1966, deparó a Wallach su papel más recordado, el de Tuco, el perspicaz bandolero mexicano que lucha junto a los personajes de Clint Eastwood y Lee Van Cleef por hacerse con un cargamento de oro en plena Guerra de Secesión.
Wallach nació en Nueva York, en el barrio de Brooklyn, el 7 de diciembre de 1915 en el seno de una familia de origen judío. Su vocación de actor la tuvo ya desde muy pequeño. a los 15 años ya particibaba en representaciones teatrales escolares, aunque fue después de graduarse en la Universidad de Texas, en Austin, cuando se planteó en serio dedicarse a la interpretación, logrando una beca para estudiar arte dramático en la Neighborhood Playhouse. Comienza a trabajar en diferentes representaciones teatrales como actor de reparto, pero la II Guerra Mundial le obliga a aplazar su carrera, para alistarse en el ejército. Incorporado a filas escribe la obra «¿Este es el ejército?», que el propio actor interpretaba junto a suis compañeros de armas en los momentos de más tranquilidad, y en la que Wallach interpretaba el papel de Hitler
Tras la guerra, que acaba con el grado de capitán, Wallach vuelve a los escenarios y en 1945 debuta en Broadway con «Skydrift», logrando un gran prestigio. A principios de los años 50 era considerado como uno de los grandes del teatro de Broadway, logrando un prestigioso Premio Tony por su trabajo en «La rosa tatuada», de Tennessee Williams, en 1951. Ese mismo año debuta en televisión, con personajes secundarios en series y en algún show. Su interpretación del Delfín junto a la Juana de Arco de Julie Harris en «The Lark», para la NBC (1957), que está considerada una actuación clásica.
Eli Wallach fue uno de los primeros miembros del Actor’s Studio y trabaja dos temporadas con el American Repertory Theatre de Eva LaGallienne. Aunque había hecho pequeñas apariciones en películas, no logra un gran éxito en la gran pantalla hastga que Elia Kazan, su profesor del Actor’s Studio le ofrece un importante papel en «Baby Doll», de 1956. Interpretaba al administrador de las plantaciones de algodón, enfrentado al personaje de Kal Malden según un guión de Tennesse Williams. Por este trabajo Eli Wallach es nominado al Oscar
Su trayectoria cinematográfica se afianza con papeles en «Contrabando», de Don Siegel (1958), «Siete ladrones», de Henry Hathaway (1960) y sobre todo con «Los siete magníficos» (1960), película inspirada en «Los siete samurais» de Akira Kurosawa en la que el director John Sturges le ofrece el personaje de Calvera, el jefe de los forajidos que atemorizan un pueblecito. En 1961 se convierte en el amigo inseparable de Clark Gable en «Vidas rebeldes» y un año después interviene en la puesta de largo del espectacular sistema Cinerama (que registraba películas con tres cámaras simultáneamente que después se ptoyectaban en una pantalla casi semicircular con tres proyectores a la vez), en «La conquista del Oeste» (1962).
Convertido en uno de los mejores secundarios de la industria, en 1965 trabaja en «Lord Jim» de Richard Brooks y en «Genghis Khan», de Henry Levin, y logra un trabsajo memorable que le marcará el resto de su vida en «El bueno, el feo y el malo» (1966), donde su papel del pícaro Tuco casi eclipsaba a dos grandes: Clint Eastwood y Lee Van Cleef. Ese mismo año se convierte en el villano Mr. Freeze en la serie televisiva «Batman» (1966).
Wallach se muestra como un actor muy sólido capaz de sacar adelante cualquier género. Comienza a ser uno de los grandes actores de reparto de Hollywood, que Wallach combina con otros trabajos en Europa: «Cómo robar un millón», de William Wyler (1966), «Sindicato de asesinos», de Andy Sidaris (1968), «Los cuatro truhanes», de Giuseppe Colizzi (1968), «El oro de Mackena», de J. Lee Thompson (1969), «Permiso para amar hasta medianoche», de Mark Rydell (1973), «El blanco, el negro y el amarillo», de Sergio Corbucci (1975), » De presidio a prmera página», de Stanley Kramer (1977), «Abismo», de Peter Yates (1977), «Movie, movie», de Stanley Donen (1978), «Las amigas» (1978), de Claudia Weill, en donde da vida a un inolvidable rabino,»El poder del fuego», de Michael Winner (1979), «Muertes de invierno», de William Richert (1979), «La salamandra roja», de Peter Zinner (1980), «Cazador a sueldo», de Buzz Kulik (1980), «El hijo de Sam», de Michael Landon (1984), «Otra ciudad, otra ley», de Jeff Kanew (1986), «Loca», de Martin Ritt, 1987, «El espía imposible», de Jim Goddard, 1987
En 1990 Francis Ford Coppola le ofrece el mafioso Don Altobello, un significativo presonaje en «El Padrino, Parte III», y Jack Nicholson para «The Two Jakes» una secuela de «Chinatawn» que dirige el propio Nicholson. En 1995 el español Fernando Trueba le convierte en el padre de Antonio Banderas en «Two Much», que rueda en Miami. Ese mismo año trabaja en «Cómo triunfar en Wall street (en un par de horas)», a las órdenes de Donald Petrie.
Wallach ha seguido en activo hasta el último momkento. Ha interpretado a un rabino en «Más que amigos», debut como director de Edward Norton, y a un veterano guionista en «The Holyday (Vacaciones)». Clint Eastwood le llamó en 2003 para «Mystic River» y fue el viejecillo gruñón que pasea con su esposa en un segmento de «New York, I Love You» (2009) y en «Wall Street: El dinero nunca duerme», de Oliver Stone. En 2010 trabajó a las órdenes de Roman Polanski en «El escritor» («The Ghost Writer»)
Eli Wallach publicó en 2005 su autobiografía «El bueno, el malo y yo» y en 2010 se le concedió un Óscar honorífico: «No actúo para vivir, vivo para actuar», dijo entonces el actor. Wallace estaba casado desde 1948 con la también actriz Anne Jackson, con la que tuvo tres hijos, Peter, Robert y Katherine. En la serie «Ley y orden», Wallace compartió un episodio con su esposa Anne y hijo, Robert.