n su carrera trabajó a las órdenes de Pedro Olea, Pablo Berger, Chus Gutiérrez, Álex de la Iglesia y Vicente Aranda

Hace cincuenta años, en 1963, Bilbao apareció por primera vez en unos títulos de crédito: el cortometraje «Playa insólita», de Javier Aguirre, en el que también puso una voz en off el inolvidable periodista Matías Prats padre. En los ochenta la dirigió Pedro Olea en «Akelarre» y en los noventa comenzó a aparecer asiduamente en cortometrajes –»La leyenda de un hombre malo», «Lourdes de segunda mano» y «Adiós, Toby, adiós»–, así como a interpretar pequeños papeles en «Salto al vacío», de Daniel Calparsoro, y «Malena es un nombre de tango», de Gerardo Herrero. Participó en numerosas series de televisión como «Al salir de clase», «Manos a la obra», «Raquel busca su sitio», «Periodistas» y «Hospital central», pero sería la peculiar comunidad de vecinos de «Aquí no hay quien viva» la que la lanzase al estrellato.

Nunca dejó de apostar por los jóvenes cortometrajistas, lo que le hizo volcarse en los primeros proyectos de Eduardo Chapero Jackson –»Alumbramiento»– y Borja Cobeaga –»Éramos pocos»–. El director vasco, que también contó con ella para «No controles», la llevó de la mano por la alfombra roja de la ceremonia de los Oscar de 2007, gala en la que el filme optó por la estatuilla dorada al Mejor Cortometraje.

En la pantalla grande también la dirigieron Gonzalo Suárez, Paco Arango, Pablo Berger, Chus Gutiérrez, Álex de la Iglesia, Vicente Aranda y Javier Rebollo, entre otros. A finales del año pasado, la actriz anunció su retirada de la televisión –»No estoy enferma ni me han echado, es que no quiero más, me voy a casa”–. Deja pendiente de estreno un último filme, «La venta del paraíso», que se estrenará este mes de abri.

En las redes sociales se han multiplicado los mensajes de recuerdo a la veterana actriz, entre los que ha destacado el de Alberto Caballero, su director en las series de la factoría de José Luis Moreno: «Hoy es un día muy triste. Se nos ha muerto Mariví Bilbao. Ovación cerrada en plató por la mujer más grande del planeta. ¡D.E.P estrella!”.