CONSAGRADA POR LA PELÍCULA DE BERLANGA, COMPAGINÓ SU TRAYECTORIA DE ACTRIZ CON SUS ACTUACIONES COMO CANTANTE DE COPLAS

Lolita Sevilla, nacida como Ángeles Moreno Gómez, había nacido en Sevilla el 20 de marzo de 1935. Debutó como cantante cuando tan sólo era una niña, con diez años.Cambió su nombre contando con muy poca edad. Se hallaba actuando en el Teatro de San Fernando, la ley impedía a los menores actuar en las variedades. Le prestaron o alquilaron un carnet profesional que estaba a nombre de una artista llamada Dolores Sevilla, a partir de lo cual se le conoce como Lolita Sevilla. Con trece debutó en Madrid, con la compañía de Cipriano Díaz Chavalillos sevillanos y a los diecisiete le llegó la gran oportunidad profesional al ser seleccionada por Luis García Berlanga para interpretar el papel de Carmen Vargas en «Bienvenido, Mister Marshall» (1952), uno de los títulos más célebres y aclamados de la historia del cine español. La película la catapultó a la popularidad y su recuerdo ha quedado invariablemente vinculado al personaje y sobre todo a su interpretación del tema central de la película, «Americanos», que cincuenta años después seguía siendo un icono de la música popular y folclórica española del siglo XX.
«La Chica del Barrio» fue su primera película como protagonista, dirigida por Ricardo Núñez, seguida de «Tremolina», proviniendo de los Álvarez Quintero. El título más popular fue «Malagueña», protagonizada con Antonio Molina. Tras firmar un contrato con Benito Perojo, rodó otras siete películas en la década de los cincuenta e interpretó la Revista «Lava la señora lava el caballero», junto a Tony Leblanc.