«In between days» SE HA ESTRENADO EN EL FESTIVAL DE LOCARNO

«In between days» es una especial pieza cinematográfica creada a cuatro manos por Lacuesta y Kawase que muestra los aspectos más íntimos de la relación artística que se establece entre unos cineastas geográficamente alejados, pero que trabajan en los márgenes de un mismo umbral estético.
El propio Isaki Lacuesta ha explicado en Locarno que «In between days» no es «una simple suma de cortometrajes, sino que cada carta está escrita en función del interlocutor y de lo que acaba de contarte». Para el director, «Nadar entre dos aguas” es una expresión habitual en mi idioma: señala al que se ve obligado a avanzar entre mareas opuestas. Es posible que nadar a contracorriente sea más llamativo, porque requiere coraje y fuerza bruta, pero los niños que crecimos a la orilla de un lago aprendimos que lo divertido era nadar en la tangente, aprovechar las fuerzas contrarias para apoyarnos en ellas, como en el surf o en el judo, haciendo equilibrios sobre corrientes invisibles, para que desde fuera simplemente pareciera que te dejabas llevar».
La amistad entre la Lacuesta y la japonesa Naomi Kawase surgió en el Festival de Las Palmas de Gran Canaria de 2008. El primero presentaba allí «La leyenda del tiempo». La segunda, que acababa de triunfar en Cannes con «El bosque del luto», era objeto de una retrospewctiva de toda su obra. A partir de ese breve encuentro surgió una correspondencia fílmica apasionante, que indaga en nuevas formas del lenguaje cinematográfico, que se ha reunido en «In between days».
El filme está compuesto por: Carta 1, de Isaki Lacuesta a Naomi Kawase: «Despertar lentament”. Carta 2, de Naomi Kawase a Isaki Lacuesta: «28.08.2008 ISAKIKNAOMI”. Carta 3, de Isaki Lacuesta a Naomi Kawase: «Els ulls artificials”. Carta 4, de Naomi Kawase a Isaki Lacuesta: «18.09.2008 ISAKIKNAOMI”. Carta 5, de Isaki Lacuesta a Naomi Kawase (Sin título). Carta 6, de Naomi Kawase a Isaki Lacuesta: «10.07.2009 ISAKIKNAOMI”. P.D. «Des de Molt Lluny: Canço de Comiat», de Isaki Lacuesta. Contemplar en la pantalla todeado de gente sus propias epístolas, no le ha resultado fácil a Isaki Lacuesta: «Hablan de cosas demasiado personales. Ha sido algo doloroso mostrárselas a una sala de cine llena de gente», ha dicho.