«The Inmigrant», una mirada al Nueva York de los años 20 del pasado siglo, en la competición del Festival de Cannes

Siempre muy presente en la obra de James Gray, la cuestión de la filiación se aborda de forma más personal en «The Immigrant», a través del cual el cineasta aborda directamente sus raíces estadounidenses. A través de las desventuras de Sonya Cybulski, una joven inmigrante polaca recién desembarcada en Nueva York que se ve abocada hacia la prostitución, el director estadounidense narra en parte la historia de sus abuelos, llegados como ella a Estados Unidos desde Europa del este a principios de los años 20.

La acción se sitúa en 1921. Ewa y su hermana Magda dejan su Polonia natal por la tierra prometida, Nueva York. Cuando llegan a Ellis Island, Magda, enferma de tuberculosis, es colocada en cuarentena. Ewa, sola y desamparada, cae en manos de Bruno, un rufián sin escrúpulos. Para salvar a su hermana, Ewa está dispuesta a aceptar todos los sacrificios y se entrega resignada a la prostitución. La llegada de Orlando, ilusionista y primo de Bruno, le da confianza y esperanza de días mejores. Pero pronto surgirán los celos de Bruno…

Acostumbrado a rodar en su Nueva York natal, James Gray ha colocado su cámara por primera vez en su carrera sobre la mítica isla de Ellis Island, un lugar raramente visitado por los cineastas y cuyo centro de inmigración, abierto en 1892, fue hasta su cierre en 1954 el punto de llegada de los miles de inmigrantes que llegaban a Estados Unidos. Como el Nueva York de «La otra cara del crimen» (2000), «La noche es nuestra» (2007) y «Two Lovers» (2008), el de «The Immigrant» es muy sombrío y lluvioso, donde personas de buen corazón y mafiosos libran una batalla sin piedad.

James Gray quedó marcado por las condiciones de vida de la época y su película relata el día a día de los neoyorquinos de las capas más desfavorecidas, donde encontraban refugio la mayoría de los inmigrantes una vez pasada la cuarentena. Como es habitual en él, el cineasta ha contado con los servicios de su actor fetiche, Joaquin Phoenix, que interpreta a un mafioso cercano al mundo de la prostitución. El actor realiza en The Immigrant su cuarta colaboración consecutiva con James Gray, que ha confiado las llaves de la interpretación de Sonya a Marion Cotillard, para quien afirma haber escrito la película.