EL CERTAMEN SUIZO TENDRÁ LUGAR DEL 6 AL 16 DE AGOSTO

Uno de los personajes inolvidables a los que Léaud dio vida es Antoine Doinel, figura salida directamente de la prolífica mente de François Truffaut. El personaje de Doinel nació con «Los 400 golpes» (1959) y se desarrolló a lo largo de cinco películas hasta culminar en «El amor en fuga» (1979).

Su forma de actuar, en la que condensaba energía y fragilidad, su expresivo rostro, su enigmática mímica y su manera, única, de emplear el cuerpo como vehículo de las neurosis humanas marcó de modo indeleble la historia del cine. Además de la emblemática colaboración que mantuvo con Truffaut, Jean-Pierre Léaud enriqueció el universo estético de exigentes directores de la talla de Jean Eustache (inolvidable Alexandre en «La mamá y la puta», 1973), Jerzy Skolimowski, Aki Kaurismäki, Olivier Assayas, Bertrand Bonello o Philippe Garrel, que supo sacar provecho a su inmenso talento en películas para la historia como «Rue Fontaine» (1984) y, sobre todo, «El nacimiento del amor» (1993).

El del festival internacional de cine de Locarno, que se celebrará entre los días 6 y 16 de agosto, es un reconocimiento importante que hace hincapié en la relevancia de una figura mítica del cine internacional.