Álex de la Iglesia está en plena preparación del filme, escrito junto a Jorge Guerricaechevarría y Guzmán, que quiere rodar entre EE.UU., México y China

«Me hubiera encantado que uno de los grandes cineastas mexicanos se hubiera interesado en este proyecto, pero lo hizo un extranjero, Alex de la Iglesia, con quien me siento protegido gracias a su talento», decía hace unos días el luchador en la Embajada de México en España.

El proyecto está planteado inicialmente como una trilogía. Su arranque, con un presupuesto de no menos de 30 millones de dólares contará con inversores de EE.UU. y Europa, fundamentalmente, y se rodará al menos en tres países: EE.UU. (Nueva York), México y la República Popular China, aunque es posible que se incluya también a España. «La idea es hacer una gran producción cinematográfica para México y el mundo entero, una película que marcará el regreso del Hijo del Santo al cine. Estoy contento porque es un proyecto esperado de muchos años. Siempre he querido hacer una gran película, no compitiendo con mi padre, que hizo 54 películas, y yo cuatro y un documental, pero sí engrandecer la cinematografía del Santo. Siempre lo soñé y ahora es una realidad», contaba exultante Guzmán, quien en público nunca se quita su plateada máscara de luchador, misma que hizo famoso a su padre en distantes países del mundo gracias al cine.

«La verdad es que estoy muy confiado y feliz porque sé que estoy en muy buenas manos. Además, estoy dispuesto, con mucho gusto, a hacer todo lo que Álex me pida, no sólo en la cuestión actoral o física para la cinta, sino aprender otras cosas. Mi compromiso es al 100 por ciento», agregaba el Hijo del Santo.

El luchador y empresario manifestó su intención de que al igual que él sucedió a su padre, en el futuro, si la franquicia se consolida, aparecerán su hijo y su nieto: «Aparecerán en las cintas la tercera generación o hasta la cuarta generación de El Santo. Mi hijo adolescente espero que atraiga al público infantil que busca un personaje para admirar. Él ahora está en una etapa muy bonita de ilusiones y sueños. Está dedicado al deporte, tiene cualidades y calidad moral y humana para que el personaje permanezca, que es lo que anhelo. Va a ser una película de acción y fantasía en la que me enorgullece presentar a una tercera generación porque el Santo es un personaje que tiene que permanecer, no permitir que muera. Es como la corona de un rey que pasa a los hijos y adaptarse a las nuevas generaciones».

Por su parte, el cineasta vasco Alex de la Iglesia, confesaba que esto no es un encargo que le haya llovido recientemente, sino que al menos anhelaba devolver al Santo al cine desde hace cerca de un par de décadas, y le retrasó las dificultades para hacerse con los derechos del personaje. «Es un proyecto de largo plazo, una película complicada que llevará un par de años. Se rodará en diferentes países del mundo. El personaje me vuelve loco, me encanta, probablemente sea la única alternativa al superhéroe norteamericano. Todos conocen a Spiderman, a Batman o a Superman, pero hay uno que es el Santo, que nosotros disfrutábamos de pequeños en España cuando venían sus películas. Trasciende la lucha libre, es un superhéroe con capa y máscara que lucha por el bien, por la justicia, contra monstruos, marcianos, y mujeres vampiro».