CINE NEGRO RURAL CON LA IMPUNIDAD COMO TEMA CENTRAL, QUE PROTAGONIZAN José Vicente Moirón, Celia Prieto, Denis Rafter y Carlos Álvarez-Nóvoa

Definida como «cine negro rural», la trama se inicia cuando un hombre es asesinado de un disparo en la puerta de su propia casa. El autor del crimen no huirá apresuradamente sino que, convencido de su impunidad, permanecerá cerca de la casa del muerto. El protagonista, Elías, es un hombre normal que se ve envuelto en una situación turbia, a raíz de un pequeño hurto y que será entonces cuando se encuentre a sí mismo.
Según José Camello la película «es un polar de provincias, una película negra en la que un hombre que se sabe solo busca liquidar cuentas pendientes con su pasado, a través de un muy particular descenso a los infiernos». El autor y director añade que «está ambientada en una selva a medio camino entre la pequeña urbe y el mundo rural, donde nada es lo que parece».
El rodaje, que se prolonga hasta el inicio de abril, empezó en Cabo Espichel (Portugal), y después en localidades de Extremadura como Cáceres, Badajoz, Herreruela, Salorino, Alcántara, La Codosera y Brozas.