Una tragicomedia escrita y protagonizada por el actor inspirada en casos reales de exilio e inmigración

Juan Diego Botto comparte escenario con la actriz y cantante Astrid Jones en una sucesión de monólogos de cinco personajes que se enfrentan a dos temas próximos que a veces se confunden: inmigración y exilio. Los cinco personajes en una pieza que aborda con ironía, humor y drama dos temas que se tocan, que se confunden y rozan: el exilio y la inmigración. Sin paternalismos, sin condescendencia y sin tópicos, esta obra trata de poner nombre y apellidos a aquellas personas que a menudo solo conocemos a través de las cifras y estadísticas de los titulares de prensa.

Un agente de policía que cree que en este país no cabe nadie más. Un inmigrante que llama desde un locutorio a su mujer y, entre divertidos desencuentros y confusiones, explica cómo le van las cosas y la dureza de la distancia. Una mujer subsahariana que cuenta a su hijo cómo viajó a Europa y los obstáculos que encontró en el ‘primer mundo’.

Un joven que relata su experiencia frente a la tortura en la Argentina de la dictadura de la Junta militar de los 70, y un hombre que, cargado de sarcasmo, filosofa sobre lo que supone estar lejos de casa y perderlo todo por un exilio político.
«Un trozo invisible de este mundo» es la cuarta obra que escribe Juan Diego Botto. antes vinieron «El privilegio de ser perro», «Despertares y celebraciones» y «La última noche de la peste».