LOS PERSONAJES PROTAGONISTAS SERÁN JUZGADORES DE FUTBOLÍN

«Será una película para los niños, como las que me gustan a mí que tienen algo para todos, como «Madagascar» y «Up», ha dicho el director en el Festival de Mar del Plata, en el que participa como jurado.
«Realmente desde mediados de los 90 hasta ahora, las películas que más me gustan y que más vi fueron de animación. La animación me gustó siempre y ahora tengo la posibilidad de hacerlo», ha añadido el director, asegurando que la historia transcurrirá en un lugar ficticio y tendrá como protagonistas a jugadores de futbolín o fútbol de mesa.
La película será una coproducción argentino-española y se realizará en gran parte en Buenos Aires con la última tecnología disponible, «siempre al servicio de una buena historia y buenos personajes, que en definitiva es lo único que importa», dice el director.
Más allá de sus proyectos, Campanella actualmente disfruta del éxito de su largometraje «El secreto de sus ojos», que lleva trece semanas en cartel con 2,3 millones de espectadores en Argentina y que también ha sido muy bien recibido en España, donde está entre las más vistas con más de 700.000 espectadores y camino de los cinco millones de euros de recaudación. «Soñábamos con que la película anduviera bien, pero aún en nuestros sueños más salvajes no esperábamos esto», confesó, atribuyendo el éxito de su cinta a que aborda una temática universal.
Además, su película ha sido la elegida para representar a Argentina en los Oscar en la categoría de Mejor Película de habla no inglesa, pero Campanella prefiere no hacerse ilusiones porque todavía faltan «mil pasos». «Lo del Oscar lo vivo tratando de no pensar mucho, a veces fracaso… pero por supuesto que me gustaría ganar, sería muy bueno para la película porque creo que es el premio más importante del mundo», dice el director.
Campanella ha vivido desde 1983 hasta el 2002 en Estados Unidos y, aunque ahora vive junto a su familia en Buenos Aires donde tiene su productora, viaja varias veces por año para dirigir capítulos de series como «House», «Ley y Orden» y «Rockefeller Plaza».
El trabajar en series de televisión obliga a Campanella a estar a la última: «Me presenta desafíos constantes porque permanentemente hay que mantenerse arriba. Cuando entro a un programa por primera vez tengo los nervios de conocer un equipo nuevo, de ser el director invitado», apunta. «Pero también cuando hago el mismo programa varias veces, como en el caso de «House», el desafío viene de querer ir renovando, de no caer en una rutina, de no filmar el decorado de la misma manera, de siempre innovar un poco y mantener la serie fresca, que es el desafío de los guionistas», concluye.