PREVIAMENTE SE PROYECTA «ESPERPENTOS», DE JOSÉ LUIS GARCÍA SÁNCHEZ

El acto comenzará a las 20:00h en el Teatro Gutiérrez de Alba de Alcalá de Guadaira (Sevilla), se proyectará la película «Esperpentos» (que llegará a las carteleras el 24 de abril), dirigida por José Luis García Sánchez. Una adaptación de la trilogía de Ramón María del Valle-Inclán con guión del propio director y del desaparecido Rafael Azcona que cuenta con un imponente reparto de actores (muchos de ellos andaluces) encabezado por Juan Luis Galiardo y Juan Diego.
Al término de la proyección, el Alcalde de Alcalá de Guadaíra, D. Antonio Gutiérrez Limones, ofrecera el homenaje de la ciudad al actor gaditano. Tras el acto, tendrá lugar un coloquio con el propio actor, el director y el productor de la película.
«Esperpentos» es una adaptación de la trilogía de Ramón María del Valle-Inclán «Martes de Carnaval», «Las galas del difunto», «Los cuernos de Don Friolera» y «La hija del capitán», con guión del propio director y del desaparecido maestro Rafael Azcona. Don Manolito (el reciente premio Goya de Honor, Jesús Franco) y don Estrafalario (Julio Diamante) son el hilo conductor de la historia ambientada entre 1928 y 1931, los convulsos años que van desde la dictadura de Primo de Rivera a la proclamación de la II República. Los dos son admiradores de D .Ramón del Valle-Inclán, por lo que siguen las pistas de sus piezas teatrales, prohibidas por orden del Gobierno. El encuentro de una lectura del autor, su presencia en una de las escasas representaciones teatrales que había en la época y la oportunidad de asistir al rodaje de la primera película basada en una obra del dramaturgo son algunos de los episodios que narra la cinta.
La que es en la actualidad la única obra inédita de Rafael Azcona cuenta en su reparto con Juan Diego, Juan Luís Galiardo, María Pujalte, Adriana Ozores, Lara Grube o Antonio Dechent y cuenta con la colaboración especial Pilar Bardem, Magüi Mira, Paco Tous y Pepón Nieto. Son «actores de refresco”, como apunta García Sánchez; un elenco con el que el director busca «el espacio para películas que no deban ser obligatoriamente 90 minutos”, al mismo tiempo que establece «nuevas soluciones narrativas, propuestas estéticas no convencionales”, combinando el blanco y negro con el color y la ficción con imágenes documentales.