LA OBRA DE JÉROME TONNERRE ESTÁ INTERPRETADA POR REMEDIOS CERVANTES Y MANUEL TEJADA

En la obra, Ana está en crisis en su matrimonio y se equivoca al acudir al despacho de un asesor fiscal pensando que se trata de un psiquiatra. Las mujer acaba contándole sus secretos más íntimos y el encuentro fortuito de estos dos desconocidos provoca la fascinación por la intimidad del otro.
Patrice Leconte, el director francés de la película en la que se basa la obra, visitará Madrid el día 8 de juo para ver la obra, que cuenta también con las presencias de Juan Fernández y Sole Palmero completando el reparto.
La función está producida por la propia Remedios Cervantes a través de su productora Alikindoi. Cervantes aclara que el texto fue «rescatado a la forma nuestra. Se ha castellanizado y se le ha metido los puntos de humor que tenemos en España». La actriz califica la obra de «comedia romántica con un fondo importante sobre los valores que la sociedad está perdiendo con la falta de comunicación».
Una comedia de encanto y sentimiento entonces, a la que viene a añadirse una ligera sátira del psicoanálisis, cuya lección es que no hay mejor psicólogo que el amor. «Todos a lo largo de nuestra vida hemos tenido conversaciones muy íntimas. Son momentos especiales que compartimos con los más íntimos para desahogarnos, buscar complicidad, apoyo, en definitiva, para no estar solos. Los protagonistas de esta obra están solos, muy solos, y gracias a una equivocación su vida dejará de ser la misma para cobrar un interés ya casi olvidado», asegura Juan Luis Iborra. El director comenta que es «una obra llena de pequeños matices y de mucha actualidad. Los personajes son un autentico regalo para el actor y el proyecto un gran disfrute para el director».
«Confidencias muy íntimas» es la segunda obra producida por Remedios Cervantes, quien antes se atrevió con «Buenas noches, madre», que cosechó diferentes premios. «Si algo he aprendido y he sacado de todo eso por una parte es el respeto, y por otra la falta de respeto, que también a veces hay haciendo este trabajo», comenta Cervantes, quien afirma estar «perfectamente preparada para dedicarse a otra cosa que no la interpretación si en algún momento dado tuviera que hacerla».