UNA HISTORIA CORAL DE ÁLEX PINA QUE APUESTA POR UN CANTO A LA VIDA Y A LAS SEGUNDAS OPORTUNIDADES

Ópera prima como director de largometrajes del guionista y productor Álex Pina, tras trabajar durante largos años en el medio televisivo como director y productor de series de éxito como «El barco», «Los hombres de Paco» y «Los Serrano» y como coautor del guion de «Fuga de cerebros» y su secuela, la película mezcla drama y comedia para mostrar como un terrorista suicida puede, en una circunstancia extraordinaria, hacerse amigo de sus víctimas.
Con Álex García, Verónica Echegui, Carmen Machi, Leticia Dolera, Eduardo Blanco, Iván Massagué y Héctor Alterio al frente del reparto, la película se inicia cuando Slatan, un musulmán corriente de Karadjistan que ha perdido esposa e hijo en un enfrentamiento con los rusos, es elegido para efectuar un ataque suicida. Deberá llevar adosado a su cuerpo una ingente cantidad de explosivos que hará estallar cuando vuele con destino a Madrid. Sin embargo, los planes de Slatan se tuercen cuando una tormenta de nieve cierra el aeropuerto, retrasa el vuelo y todo el pasaje es alojado en un aislado hotel de montaña hasta que pase el temporal y el aeropuerto vuelva a estar operativo. Este retraso obliga a Slatan a convivir, durante tres días, con sus futuras víctimas, la mayoría un grupo de españoles que regresan a casa, unos pasajeros con una visión positiva y optimista de la vida… La película entrecruza con mayor o menor acierto comedia y drama. El humor lo ponen algunos pasajeros y el drama el terrorista y algún otro pasajero que lleva consigo su propio drama personal.
«Es una premisa contemporánea que desde hace algunos años tiene mucho que ver con los noticiarios», ha señalado álex Pina , al tiempo que ha explicado que hicieron una comedia, que «llega más al espectador», porque «es un canto a la vida». Preguntado por si no le da miedo abordar un tema tan duro, Pina ha insistido en que «no frivolizamos, lo hacemos más digerible porque buscamos hacer pensar sobre un tema que es árido y duro». El director que la película, «que tiene ingredientes de thriller y de acción», también aborda «la resistencia en los momentos difíciles. Queríamos construir una fábula, lo que invita a un juego con el espectador, y no contar una reivindicación social árida», ha explicado.
«De la nieve que invade ese hotel en el que espera el pasaje, surge un canto a la calidez humana, una terapia colectiva en una Torre de Babel improvisada, que nos irá descubriendo que la superación de la adversidad es realmente la unidad de medida del ser humano”, desvela Pina.
Leticia Dolera, por su parte, ha asegurado que le apetecía formar parte del proyecto y que le ha gustado cómo el filme cuenta la transformación del odio al amor. «Cuando los daños colaterales se convierten en personas nos damos cuenta de que no vale la pena vivir en el rencor y que es mucho mejor vivir en el amor y la amistad».
La actriz interpreta a Natalia. «Está enfadada. No puede soportar estar encerrada en ese hotel y no pasar la luna de miel con su novio donde ella quería. Es un momento, mi personaje le hace una canción y un baile especial a su novio Camilo. Y es una escena muy especial porque es un momento en que los personajes se liberan a través de la música y olvidan los problemas», ha recordado la actriz. Es por esto que la película pone su acento en la descripción de la psicología de los diferentes personajes convirtiendo esta película en una historia coral.