LA PRIMERA DIRECTORA EN GANAR EL OSCAR COINCIDE CON EL DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER

Tres mujeres han estado nominadas anteriormente al Oscar a la mejor dirección: Lina Wertmuller por «Pasqualino Siete bellezas» en 1977, Jane Campion por «El piano» en 1993 y Sofía Coppola por «Lost in translation» en 2003. Pero ha sido en este 2010, cuando Kathryn Bigelow ha conquistado con «En tierra hostil» un lugar reservado durante más de ocho décadas exclusivamente a los hombres.
En «En tierra hostil» («The Hurt Locker»), la siempre inquieta Kathryn Bigelow ahonda de nuevo en un universo eminentemente masculino, el de una unidad especializada en la desactivación de bombas, para introducirse en el conflicto iraquí desde un punto de vista inusual y retratar en su pantanoso contexto el combate psicológico que mantienen sus tres protagonistas. Creadora de imágenes de gran impacto, que elevan el suspense hasta límites insospechados sin abusar de la pirotecnia, «En tierra hostil» se ve privilegiada por un casting en estado de gracia y otra gran historia de Mark Boal («En el valle de Elah»).
Ha sido Barbra Streisand la encargada de entregar en ansiado permio. «Ha llegado el momento. Y la ganadora es… Kathryn Bigelow» dijo abriendo el sobre. «No hay palabras para describir esto, es el momento más importante de mi vida», ha asegurado la directora desde el escenario del Kodak Theatre de Los Angeles mientras agarraba al ansiado Oscar a la mejor dirección con las dos manos y una voz que no ocultaba la emoción de quien se siente triunfadora, de quien ha hecho historia. Segundos después se vería obligada a regresar al escenario para recibir, ahora de manos de Tom Hanks, el Oscar a la Mejor Película. La directora no ha querido olvidar a quienes han inspirado la historia que le ha encumbrado hasta lo más alto: los soldados. «Dedico este premio a los hombre y mujeres que sirven en Irak, Afganistán y alrededor del mundo. Que regresen sanos y salvos a casa», proclamó Bigelow que también tuvo palabras para los otros directores nominados que tanto le han inspirado en su carrera.
Curiosamente entre los que subieron al escenario para recoger el Oscar a la Mejor Película estaba Nicolas Chartier, el hombre que tuvo prohibido el acceso a la ceremonia tras romper las reglas de la Academia de Hollywood al mandar e-mails a los votantes de los Oscar en los que pedía su voto para su película y no para «la de los 500 millones» en referencia a Avatar.
Precisamente James Cameron era el otro protagonista más buscado entre bambalinas. Después de ver como aplaudió a rabiar y exclamó un rutilante «Yes, yes» cuando Barbra Streisand proclamaba a Bigelow como vencedora las palabras de la triunfadora sobre su ex-marido no se salieron de la cortesía propia de las grandes citas. «James es un cineasta extraordinario», se limitó a decir la que desde hoy ya historia viva del Séptimo Arte.
Apasionada de la pintura, Kathryn Bigelow estudió cine en la Columbia University y debutó como corealizadora con «Loveless» (1982). Especializada en el cine de género, destacan en su filmografía: «Le llaman Bodhi» (1991), «Días extraños» (1995) y «El peso del agua» (2000). «En tierra hostil» («The Hurt Locker») obtuvo cuatro galardones en la Mostra de Venezia de 2008. En españa se estrenó en el Festival de Sitges en sesión especial el pasado octubre.