LA PELÍCULA, PROTAGONIZADA POR BARRY WARD Y SIMONE KIRBY, SE ANUNCIA COMO LA DESPEDIDA DEL CINEASTA BRITÁNICO DEL CINE DE FICCIÓN

La película está protagonizada por Barry Ward y Simone Kirby, y según ha dicho Rebecca O’Brien, será posiblemente la última película de ficción de Loach, aunque puede que siga haciendo documentales.
«Jimmy’s Hall» cuenta la historia de Jimmy Gralton, que en 1921 construyó una sala de baile en una zona rural de Irlanda para que los jóvenes pudiesen aprender, discutir, soñar… pero por encima de todo bailar y divertirse. La película es un tributo a estos librepensadores. La historia está ambientada en 1932, cuando Jimmy volvió a abrir la sala tras regresar de Nueva York, donde estuvo diez años. Este centro de baile lo abrió en Effrinagh (condado de Leitrim) donde hacía propaganda política. Gralton recibió la oposición frontal de la iglesia católica y la situación terminó en un tiroteo. Jimmy’s Gralton fue detenido y deportado por el gobierno irlandés del presidente Éamon de Valera a Estados Unidos en 1933. Fue el único irlandés deportado a América.
El actor Barry Ward, que ha desarrollado casi toda su trayectoria en las tablas interpreta el papel protagonista junto a Simone Kirby («Pure Mule»), acompañados Jim Norton («Agua para elefantes»), Brían O’Byrne («Mildred Pierce») y Andrew Scott («The Stag»).
«Jimmy’s Hall» es una producción de Sixteen Films, Element Pictures, Why Not Productions y Wild Bunch que será estrenada en el Reino Unido e Irlanda en 2014. Posiblemente sea invitada en el Festival de Cannes, del que Ken Loach es asiduo y donde el cineasta ganó la Palma de Oro con «El viento que agita la cebada».