El cineasta prepara «Jimmy’s Hall», la historia del único irlandes deportado a lo largo de la historia

Gralton era un líder comunista irlandés que adquirió la ciudadanía estadounidense después de emigrar allí en 1909. Sin embargo, cuando volvió y creó un centro de baile en Effrinagh (condado de Leitrim) donde hacía propaganda política, recibió la oposición frontal de la iglesia católica y la situación terminó en un tiroteo. Gralton fue detenido y deportado por el gobierno de Éamon de Valera a Estados Unidos en 1933.

Con la historia de Gralton, Loach vuelve a abordar el tema de la independencia de Irlanda diez años después de hacerlo con la ganadora de la Palma de Oro de Cannes «El viento que agita la cebada». El director dan estos días los últimos retoques al guion con su coguionista habitual, Paul Laverty, y viaja en busca de localizaciones por el condado de Leitrim. La película se inspira en la obra de teatro «Jimmy Gralton’s Dancehall, de Donal O’Kelly, sobre el conflicto entre Gralton y el clero católico.

La productora de Loach, Sixteen Films (Reino Unido) produce junto con la irlandesa Element Pictures y con apoyo del Irish Film Board.