Aunque el director había asegurado que tendrían que pasar 10 años para estas secuelas, los malos resultados económicos de «Grindhouse» las han adelantado

Lo prometido es deuda. Después de estrenar «Kill Bill 2» en 2004 Quentin Tarantino anunció que la saga tendría una continuación, pero que para eso habría que esperar ni más ni menos que diez años. No han pasado cuatro, y ya se conocen los primeros detalles de la tercera y la cuarta entrega de «Kill Bill», Tarantino volverá a China para rodar los dos nuevos capítulos de la saga en los que la venganza, en este caso contra La novia/la mamba negra’ el personaje que encarnaba Uma Thruman, volverá a ser el principal hilo conductor del film. Pero ahora, tras los malos resultados económicos de «Grindhouse», Tarantino ha decido adelantar el regreso de La novia

Asia no es un continente ajeno para Tarantino. Y es que, además de en Estados Unidos, ‘Kill Bill’ se rodó en la capital japonesa, Tokio, y también en China, concretamente en Hong Kong y Pekín. El segundo film, que se estrenó un año más tarde que el primero, en 2004, también contenía algunas escenas filmadas en la capital china. Fue el productor ejecutivo de las dos primeras películas, Bennett Walsh, el que durante su estancia en China para asistir al Shanghai International Film Festival anunció que Tarantino volverá a China para rodar las dos nuevas entregas de «Kill Bill»,

En declaraciones a la Radio Internacional China, Walsh también reveló que la venganza volverá a ser el hilo conductor de las dos nuevas entregas de la saga. Así, ‘Kill Bill 3’ narrará la venganza de algunos de «Los 88 maníacos», los asesinos a los que La Novia asesinó o en el mejor de los casos dejo lisiados en su imparable camino para matar a su antigua compañera en la banda de sicarios de Bill, O-Ren (Lucy Liu).

La cuarta entrega será la historia de la vendetta de las hijas a las que La Novia dejó huérfanas en su camino de venganza que culminó con el asesinato de ‘Bill’. Algo que era de esperar, ya que La Novia mata a su primera víctima, Vernita (Vivica A. Fox), con su hija pequeña como testigo y ya en esa escena Tarantino deja bien claro que la niña buscará venganza. Más sangre, katanas y kung-fu a la vista. Hay «Kill Bill» para rato.