«Los intelectuales iraníes resisten al régimen de la siguiente manera: toman aire dos veces: una para respirar en el momento y la otra respiración la guardan para cuando los intenten asfixiar»

Apenas la dirección del Festival tuvo noticia de su encarcelamiento, se programó un Homenaje a su figura dentro de la cuarta edición del festival donde se ha proyectado además su película «Crimson Gold», inédita en España.
La actriz conocida internacionalmente por sus más de cincuenta films y sus decenas de premios internacionales, ha querido ante todo agradecer el apoyo del Festival de Granada Cines del Sur a los cineastas iraníes y ha recordado que «los artistas son embajadores de la paz, mientras que los políticos ejercen de barrera de las libertades creativas”.
Fatemah ha recordado que artistas como Jafar Panahi, por su carácter y sus convicciones, resultan una amenaza para un régimen de recorte de libertades, pero la actriz ha contado que cuando vio al cineasta nada más salir de la cárcel «le dijo que no hiciera política, que hiciera películas, porque que esa era su voz y su manera de llegar al mundo”
La artista iraní ha comentado que el poder económico y militar no quiere construir e invita a la gente a ir hacia la violencia, mientras que los artistas quieren llevar a la sociedad hacia la construcción de la paz. Fatemah se convierte de esta manera en representante de aquellos intelectuales y cineastas iraníes que sufren activamente los abusos y la represión del régimen iraní.
Por último, antes de que se proyectara el vídeo que grabó Panahi justo después de salir de la cárcel, la actriz ha apuntado que el cineasta se encuentra bien de ánimo y de salud y que las muestras internacionales de apoyo le han resultado muy gratas, sobre todo cuando estaba dentro de la celda y sufrió numerosos acosos; desde Festivales del Sur hasta Juliet Binoche en Cannes han mostrado su afecto por el director encarcelado.
Así, la actriz iraní ha querido remarcar que vivir en Irán, a pesar de la represión, es una elección personal. Muestra de ello es que pese al éxito internacional de crítica que sus primeros trabajos cosecharon, y pese a llevar más de veinte años haciendo films con problemas, ella decidió optar por elegir el camino más difícil y quedarse en su país. Fatemah ha explicado con una bonita metáfora cómo resisten los intelectuales al régimen: los iraníes toman aire dos veces: una para respirar en el momento y la otra respiración la guardan para cuando los intenten asfixiar.
El Homenaje al cineasta iraní se completará con la celebración, la noche de mañana, en el Teatro Isidoro Máiquez de CajaGranada, de «La Noche iraní”, que incluye la proyección de ambas películas: «Crimson Gold» y «Red, White and the Green».