FUE UNA DE LAS GRANDES ESTRELLAS DEL HOLLYWOOD CLÁSICO Y ESTUVO CASADA CON EL PRODUCTOR DAVID O. SELZNICK

La actriz ha muerto al lado de su único hijo, Robert Walker, el mismo nombre de su primer marido. Considerada una de las grandes bellezas de la pantalla, Jones estuvo casada entre 1949 y 1965 con el magnate del cine David O. Selznick, lo que supuso un gran avance en su carrera y una puerta de acceso a numerosos papeles. El productor solía dar órdenes a los cineastas sobre la mejor manera de usarla.
Nacida en Oklahoma durante un viaje de sus padres, actores, Jones, que rompió su matrimonio anterior para casarse con Selznick, actuó en grandes títulos del cine clásico, como «Duelo al sol», «Madame Bovary», «Desde que te fuiste», «Suave es la noche», «El hombre del traje gris», «Adiós a las armas», «La colina del adiós» y la citada «La canción de Bernardette», por la que ganó el Oscar a la mejor actriz. Su última participación en el cine fue en «El coloso en llamas» (1974), la película de desastres de Irwin Allen, en la que intervinieron también Steve McQueen y Paul Newman.
En 1971, Jones se casó con el industrial y filántropo Norton Simon después de un romance de cuatro semanas. Estuvo a su lado hasta su muerte en 1993. Simon era promotor de uno de los museos privados más importantes de Estados Unidos y, tras su muerte, ella se hizo cargo de la institución y encargó su ampliación al arquitecto Frank Gehry. Una de las tragedias de su vida fue la muerte de Mary Jennifer, la hija que tuvo con Selznick, la cual se suicidó en 1975.
Jennifer Jones actuó en 22 películas en un periodo de 35 años y trabajó con muchos de los directores más importantes del momento: Ernst Lubitsch, John Huston, King Vidor, William Wyler, Vittorio de Sica o Vincente Minnelli. La actriz también hizo una aparición en Broadway, interpretando en 1954 «Retrato de una dama».